Sentencia nº AC-2005-73 de Tribunal Supremo, 27 de Abril de 2010 (caso Sentencia Nº AC-2005-73 de, 27 de Abril de 2010)

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
RESUMEN

Procedimiento Civil - Sentencia Sumaria

EXTRACTO GRATUITO

EN EL TRIBUNAL SUPREMO DE PUERTO RICO

Ana Rosa Nieves Díaz Apelante v

Sixto González Massas Apelado Certiorari 2010 TSPR 65 178 DPR ____ Número del Caso: AC-2005-73 Fecha: 27 de abril de 2010 Tribunal de Apelaciones: Región Judicial de Arecibo Jueza Ponente: Hon. Mildred Pabón Charneco Abogada de la Parte Peticionaria: Lcda. Maritza Miranda López Abogado de la Parte Recurrida: Lcdo. Julio Berríos Jiménez Materia: Daños y Perjuicios Este documento constituye un documento oficial del Tribunal Supremo que está sujeto a los cambios y correcciones del proceso de compilación y publicación oficial de las decisiones del Tribunal. Su distribución electrónica se hace como un servicio público a la comunidad

Ana Rosa Nieves Díaz Apelante v. AC-2005-73 Sixto González Massas Apelado Opinión del Tribunal emitida por el Juez Asociado señor Kolthoff Caraballo San Juan, Puerto Rico, a 27 de abril de 2010

La señora Ana Rosa Nieves Díaz (peticionaria Nieves) comparece ante este Foro mediante un recurso de apelación -el cual acogimos como una solicitud de certiorari por ser lo procedente en derecho- y nos solicita que revisemos una sentencia emitida por el Tribunal de Apelaciones, mediante la cual se modificó una determinación del Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de Bayamón

A través de sentencia sumaria, el tribunal de instancia desestimó la demanda de daños y perjuicios presentada por la peticionaria Nieves y declaró con lugar la reconvención interpuesta por el señor Sixto González Massas (recurrido González). En la etapa apelativa, el Tribunal de Apelaciones sostuvo la decisión del foro de instancia en cuanto a desestimar la demanda, pero revocó la determinación de declarar con lugar la reconvención, pues concluyó que existían unas controversias de hechos que no permitían la disposición sumaria del pleito. Así, pues, ese tribunal apelativo ordenó la continuación de los procedimientos ante el foro de instancia

Nos corresponde examinar si el Tribunal de Apelaciones actuó correctamente al resolver lo siguiente: (1) confirmar la desestimación –mediante sentencia sumaria- de la demanda de daños y perjuicios presentada por la peticionaria Nieves; y (2) devolver el caso al foro de instancia para que se evaluaran dos asuntos relacionados con la reconvención presentada por el recurrido González, ya que existían controversias de hechos en cuanto a: (a) la presunción de ganancialidad de la deuda contraída por el señor Ángel Rodríguez Bracero (Rodríguez Bracero) mientras estuvo casado con la peticionaria Nieves; y (b) la validez de una escritura de liquidación de bienes gananciales otorgada por la peticionaria Nieves y Rodríguez Bracero

Por las razones que discutimos más adelante, este Tribunal revoca la decisión emitida por el Tribunal de Apelaciones

I Este caso tiene su origen en una querella presentada por el recurrido González en contra de Rodríguez Bracero h/n/c A.R. Construction ante el Departamento de Asuntos del Consumidor (D.A.Co.). Como expondremos más adelante en detalle, ante el incumplimiento de Rodríguez Bracero con una orden emitida por esa agencia administrativa, se presentó el caso Civil Núm. DAC-1999-0391 en el tribunal de instancia. Ese foro emitió una sentencia que tampoco fue cumplida por Rodríguez Bracero, lo que provocó que se ordenara una anotación preventiva de embargo para asegurar la efectividad de la sentencia. No obstante, el bien inmueble sobre el cual se anotó ese embargo preventivo resultó que constaba inscrito a favor de la peticionaria Nieves, quien no era parte demandada en el pleito DAC-1999-0391. Como consecuencia del alegado perjuicio sufrido por ésta frente al mecanismo de aseguramiento de sentencia concedido a favor del recurrido González, la peticionaria Nieves presentó el caso Civil Núm

DDP-2004-0055 ante el foro de instancia

Debido al entramado procesal de los hechos relacionados al caso de epígrafe, procedemos a discutir por separado los casos DAC-1999-0391 y DDP-2004-0055, ello con el propósito de lograr una mejor comprensión de los detalles particulares del caso. Es importante señalar que la determinación de la que recurrió la peticionaria Nieves ante el Tribunal de Apelaciones y ante esta Curia es la emitida en el caso DDP-2004-0055

A. Los hechos del caso Civil Núm. DAC-1999-0391 En julio de 1995, el recurrido González y Rodríguez Bracero (quien estaba casado con la peticionaria Nieves) formalizaron un contrato de ejecución de obra, mediante el cual Rodríguez Bracero se comprometió a realizar varias obras en la residencia del recurrido González, ello por el precio de $42,500. El recurrido González pagó $36,000 a Rodríguez Bracero y éste último comenzó sus labores, pero al poco tiempo abandonó la obra y no terminó lo acordado

A pesar de los reclamos para que terminara la obra, Rodríguez Bracero no actuó, por lo que el recurrido González presentó ante el D.A.Co. una querella por incumplimiento de contrato (Querella Núm. QC-98-CONST-062), únicamente contra Rodríguez Bracero h/n/c A.R

Construction

En febrero de 1999, el D.A.Co. emitió una resolución en la que concluyó que Rodríguez Bracero no había cumplido con su obligación contractual, por lo que ordenó que éste pagara al recurrido González la suma de $18,000 más los intereses generados a partir del 9 de enero de 1998.1 Sin embargo, Rodríguez Bracero incumplió la orden de la 1 El técnico del D.A.Co. preparó un informe en el que expuso que lo construido por Rodríguez Bracero (hasta el momento de abandonar la obra) se estimaba en un costo de $18,000. A base de esa cantidad estimada, el D.A.Co. concluyó que lo justo era que Rodríguez Bracero devolviera $18,000 al recurrido González, ya que éste último había pagado $36,000 como parte del contrato. Véase Apéndice de la Petición de certiorari, págs. 102-106

agencia, razón por la cual en abril de 1999 el D.A.Co

acudió al tribunal de instancia y presentó una Petición para hacer cumplir la Orden (caso DAC-1999-0391).2 En este caso, como ocurrió con la querella ante el D.A.Co., tampoco se incluyó a la peticionaria Nieves ni a la sociedad legal de gananciales que existía entre ésta y Rodríguez Bracero

Luego, en agosto de 1999, las partes anunciaron que habían llegado a un acuerdo en el que Rodríguez Bracero pagaría al recurrido González la cantidad de $20,130 (entre principal e intereses), por lo que el foro de instancia acogió esa estipulación y emitió una sentencia de conformidad el 18 de agosto de 1999, únicamente –como era lo correcto- contra Rodríguez Bracero.3 Nuevamente Rodríguez Bracero incumplió con su obligación de pagar lo acordado, lo que provocó que en febrero de 2002 el recurrido González presentara una solicitud de aseguramiento de la sentencia dictada a su favor el 18 de agosto de 1999.4 El 25 de marzo de 2002, el foro de instancia decretó el embargo preventivo de bienes inmuebles de la parte demandada5 y ordenó la expedición del 2 José Antonio Alicea Rivera en su carácter de Secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor [en beneficio de] Sixto González Massas v. Ángel Rodríguez Bracero h/n/c A.R. Construction, Civil Núm. DAC-1999-0391. Véase Apéndice de la Petición de certiorari, págs. 107-108

3 Esta sentencia fue notificada el 1 de octubre de 1999

4 El recurrido González solicitó que se embargaran bienes hasta cubrir la cantidad de $23,595.00 (entre principal e intereses legales acumulados)

5 Como mencionamos, el único demandado en el caso DAC-1999-0391 era Rodríguez Bracero h/n/c A.R. Construction

correspondiente mandamiento al Registrador de la Propiedad

El documento de la anotación preventiva de embargo fue presentado en el Registro de la Propiedad, Sección Primera de Bayamón, el 17 de junio de 2002

En abril de 2003, sin someterse a la jurisdicción del tribunal de instancia, la peticionaria Nieves presentó un escrito titulado “Comparecencia Especial en solicitud de Orden urgente sobre nulidad de anotación de embargo preventivo”.6 En éste, expuso que el 7 de julio de 2000 ella advino dueña –en virtud de una escritura de liquidación de sociedad legal de gananciales- del inmueble que luego quedó gravado por la anotación preventiva de embargo a favor del recurrido González, la cual fue presentada en el Registro de la Propiedad, como señalamos, el 17 de junio de 2002. La peticionaria Nieves expresó que se percató de la existencia de esa anotación preventiva mediante un estudio de título realizado en febrero de 2003.7 6 Según consta del escrito, la peticionaria Nieves incluyó como anejos una copia simple de la escritura de liquidación de bienes gananciales y una copia de un estudio de título realizado en febrero de 2003. Véase Apéndice de la Petición de certiorari, págs. 181-182. Aunque tales documentos no fueron incluidos en la Petición de certiorari, sí pudimos examinarlos en los autos del caso DAC-1999-0391

7 De acuerdo con el estudio de título, el cual consta en los autos del caso DAC-1999-0391, los siguientes documentos se encontraban presentados y pendientes de despacho: (1) AL ASIENTO 184 DEL DIARIO 1079, se presentó el día 20 de julio de 2000, la escritura número 24, otorgada en Bayamón, Puerto Rico, el día 7 de julio de 2000, ante el notario Pedro Hernández Vázquez, sobre liquidación de bienes gananciales, a favor de Ana Rosa Nieves Díaz, por la suma de $2,500.00; y (2) AL ASIENTO 200 DEL DIARIO 1168, se presentó el día 17 de junio de 2002, sobre anotación de embargo preventivo, en la suma de $23,595.00, expedida en el Tribunal Superior, Sala de Bayamón, caso civil número DAC99-0391. Se indicó que tales datos fueron tomados del Diario de Operaciones debido a que no estaba disponible el documento al momento de realizarse el estudio de título

Asimismo, manifestó que el recurrido González indujo a error al foro de instancia a emitir la anotación preventiva sobre el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS