Sentencia de Tribunal Supremo de Justicia de 31 de Enero de 2003 - 158 DPR 440

Emisor:Tribunal Supremo
Número del caso:CC-2001-36
TSPR:2003 TSPR 007
DPR:158 DPR 440
Fecha de Resolución:31 de Enero de 2003
RESUMEN

Cumplimiento Específico de Contrato, Regla 49.2 Procedimiento civil, Presentación de Mociones de Relevo de sentencia, Revisión Judicial

 
EXTRACTO GRATUITO

Este documento constituye un documento oficial del Tribunal Supremo que está sujeto a los cambios y correcciones del proceso de compilación y publicación oficial de las decisiones del Tribunal. Su distribución electrónica se hace como un servicio público a la comunidad.

EN EL TRIBUNAL SUPREMO DE PUERTO RICO

A.A.P.V. y Elseis

Piazza Vélez

Recurridos

v.

Isla del Río, Inc. Et Als.

Peticionarios

Certiorari

2003 TSPR 7

158 DPR 440 (2003)

158 D.P.R. 440 (2003)

2003 JTS 10

Número del Caso: CC-2001-36

Fecha: 31 de enero de 2003

Tribunal de Circuito de Apelaciones: Circuito Regional V

Juez Ponente: Hon. Jorge Segarra Olivero

Abogado de la Parte Peticionaria: L.. Rafael E.

Torres Torres

Abogado de la Parte Recurrida: L.. Heriberto Febus Bernardini

Cumplimiento Específico de Contrato, R. 49.2 Procedimiento civil, Presentación de Mociones de Relevo de sentencia, Revisión Judicial

Opinión del Tribunal emitida por el Juez Asociado señor F.B..

S.J., Puerto Rico, a 31 de enero de 2003.

Tenemos la ocasión para resolver un caso novel y extender la normativa sobre el término para la presentación de las mociones de relevo de sentencia que establece la R. 49.2 de Procedimiento Civil de Puerto Rico, 32 L.P.R.A. Ap. III, R.49.2.

También tenemos la ocasión para hacer unas expresiones cardinales sobre los límites de la revisión judicial a nivel apelativo.

I

El 21 de junio de 1993 los recurridos A.A. y E.P.V. (en adelante los Piazza) instaron una demanda sobre incumplimiento de contrato contra Vidal Farms, Inc., El Caño Development, Inc., C.M., A.H., J.D. y R.R. y contra la parte peticionaria, Isla del Río Inc.

Luego de que los demandados contestaran dicha acción, y de varios otros trámites procesales, el 26 de agosto de 1997 el tribunal de instancia notificó una orden y le requirió a las partes que mostraran causa por la cual no debía desestimarse el pleito por inactividad, de conformidad con lo establecido por la R. 39.2 de Procedimiento Civil, 32 L.P.R.A. Ap. III, R.39.2. El 9 de septiembre de 1997 los Piazza presentaron una moción informativa y alegaron muy escuetamente que las partes estaban en conversaciones para llegar a una transacción, por lo que solicitaron una prórroga de sesenta días para concluirlas.

Lo anterior no obstante, el 13 de noviembre de 1997 el tribunal a quo

notificó una sentencia mediante la cual desestimó la demanda, por no haberse efectuado trámite procesal alguno durante los seis meses anteriores. Determinó que las vagas referencias a unas negociaciones de transacción, no justificaba mantener el caso vivo en el calendario judicial.

Inconformes con dicho dictamen, el 9 de diciembre de 1997 los Piazza apelaron ante el Tribunal de Circuito de Apelaciones. La apelación referida se le notificó solamente a la codemandada Isla del Río Inc., que era la única con quien los demandantes P. habían estado tratando de negociar una transacción. El 31 de marzo de 1998 el foro apelativo emitió una sentencia, revocó el dictamen del tribunal de instancia y devolvió el caso allí para que se continuara con los procedimientos correspondientes. Resolvió que en el caso de autos no había ocurrido un abandono total de la acción que justificase su desestimación.

Aproximadamente un año después, el 9 de abril de 1999, la demandada Isla del Río, Inc. presentó ante el Tribunal de Circuito de Apelaciones una moción titulada "Reclamo de Mandato, Anulación de Sentencia Dictada y Desestimación de Recurso de Apelación", mediante la cual alegó que el recurso de apelación presentado por los Piazza el 9 de diciembre de 1997 no había sido notificado a la representación legal de El Caño Development y Vidal Farms, partes codemandadas en el pleito de autos. Se adujo que en vista de tal falta de notificación a todas las partes, el foro apelativo había dictado una sentencia sin tener jurisdicción para ello, por lo que procedía dejarla sin efecto. El 15 de julio de 1999 el foro apelativo notificó una sentencia mediante la cual dejó sin efecto la que había dictado el 31 de marzo de 1998. Resolvió que ésta había sido dictada sin jurisdicción por la falta de notificación del recurso a todas las partes codemandadas en el pleito. Se reactivó así, y quedó vigente, pues, la sentencia original del foro de instancia. Los Piazza no solicitaron la revisión de este dictamen del foro apelativo.

Así las cosas, el 24 de septiembre de 1999, los Piazza presentaron ante el foro de instancia una moción de relevo de sentencia al amparo de la Regla 49.2 de Procedimiento Civil, supra, para que se dejara sin efecto la sentencia original del foro de instancia, notificada el 13 de noviembre de 1997, mediante la cual se había desestimado el pleito de autos por inactividad. Isla del Río, Inc.

entonces se opuso a dicha moción. Alegó que el tribunal no podía considerarla por haberse presentado la moción tardíamente. Adujo que había transcurrido ya el término de seis meses que fija la R. 49.2 de Procedimiento Civil, supra, para tales mociones de relevo. El tribunal de instancia acogió esta oposición y el 18 de octubre de 1999 declaró sin lugar la solicitud de relevo de sentencia en cuestión, por haberse presentado fuera del término referido. Indicó que no se había establecido que la sentencia cuyo relevo se interesaba fuese nula.

Expuso, además, que no era necesario la celebración de una vista para dilucidar la moción de relevo.

Inconformes con este otro dictamen, los Piazza recurrieron otra vez ante el foro apelativo, mediante un recurso de certiorari. Alegaron en lo pertinente que el tribunal de instancia había computado equivocadamente el término de seis meses que establece la R. 49.2, supra, tomando como fecha de partida la del registro de la sentencia en cuestión. Adujeron que dicho término comenzaba a transcurrir a partir de la fecha cuando concluyó el procedimiento ante el Tribunal de Circuito de Apelaciones el 15 de julio de 1999, cuando se archivó en autos la sentencia de dicho foro apelativo que dejó en vigor la sentencia del tribunal de instancia cuyo relevo habían solicitado.

El foro apelativo denegó la expedición del recurso por considerar que los Piazza habían presentado ante el foro de instancia su solicitud de relevo de sentencia de forma tardía.

Sin embargo, los Piazza presentaron una moción de reconsideración ante el foro apelativo oportunamente, y éste reconsideró, acogió su planteamiento y dejó sin efecto la resolución anterior. Resolvió mediante una nueva resolución del 11 de diciembre de 2000 que los Piazza habían tenido una sentencia del foro apelativo a su favor que había reactivado el pleito en el foro de instancia hasta que la misma fue dejada sin efecto el 15 de julio de 1999 por el mismo foro apelativo, por lo que era a partir de esta fecha que había comenzado a decursar el término para que los Piazza presentaran una moción de relevo de sentencia al amparo de la Regla 49.2, supra. Determinó, por ende, que el tribunal de instancia tenía facultad para considerar la solicitud de relevo en cuestión, en vista de que había sido presentada dentro del término provisto para ello. Así, devolvió el caso para que el foro de instancia adjudicara en los méritos la procedencia de dicha moción de relevo.

Por no estar de acuerdo con el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA