Sentencia de Tribunal Supremo de Justicia de 30 de Diciembre de 2019 - 203 DPR ___

EmisorTribunal Supremo
Número del casoCP-2017-21
DTS2019 DTS 242
TSPR2019 TSPR 242
DPR203 DPR ___
Fecha de Resolución30 de Diciembre de 2019

Este documento constituye un documento oficial del Tribunal Supremo que está sujeto a los cambios y correcciones del proceso de compilación y publicación oficial de las decisiones del Tribunal. Su distribución electrónica se hace como un servicio público a la comunidad.

EN EL TRIBUNAL SUPREMO DE PUERTO RICO

In re: José R. Franco Rivera

2019 TSPR 242

203 DPR ___, (2019)

203 D.P.R. ___, (2019)

2019 DTS 242, (2019)

Número del Caso: CP-2017-21

Fecha: 30 de diciembre de 2019

Oficina del Procurador General: Lcdo. Isaías Sánchez Báez

Procurador General

Lcda. Lorena Cortes Rivera

Subprocuradora General

Lcda. Yaizamarie Lugo Fontánez

Procuradora General Auxiliar

Abogado del Querellado: Lcdo. Santiago Gutiérrez-Armstrong

Comisionado Especial: Hon. Isabel Llompart Zeno

Conducta Profesional

Se s uspende inmediata e indefinida porque infringió el Canon 26 del Código de Ética Profesional. El abogado se apartó de lo que disponen los Cánones de Ética Profesional e incurrió en las faltas éticas imputadas. Ello, al condicionar el acuerdo a que los promoventes retiraran las querellas en su contra.

La suspensión será efectiva el 13 de enero de 2020, fecha en que se le notificó al abogado de su suspensión inmediata.

Per Curiam

En San Juan, Puerto Rico, a 30 de diciembre de 2019.

En esta ocasión nos corresponde determinar si el Lcdo. José R. Franco Rivera infringió el Canon 26 del Código de Ética Profesional, infra, al presuntamente condicionar un acuerdo de pago, en una acción civil en daños y perjuicios por impericia profesional, a que se retirara y no se presentaran otras querellas éticas en su contra. Los hechos que originaron estas imputaciones surgieron luego que le desestimaran una causa de acción a los quejosos en la que el abogado los representaba. Por entender que el proceder del letrado se apartó de lo que prescriben los referidos cánones, procede ejercer nuestra facultad disciplinaria. Veamos.

I

El Lcdo. José R. Franco Rivera fue admitido al ejercicio de la abogacía el 15 de mayo de 1981 y al ejercicio del notariado el 17 de junio del mismo año.1 La Sra. Vivian Díaz Albaladejo, la Sra. Dalila Bauzó Quiñones, la Sra. Nilsa Rodríguez Meléndez y el Sr. Eric Rodríguez Zapata presentaron dos quejas contra el licenciado Franco Rivera por su desempeño en dos casos civiles en los que el abogado los representaba en el Tribunal Federal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico.2

En síntesis, alegaron que contrataron los servicios del licenciado Franco Rivera para que los representara en una acción de daños y perjuicio en el Tribunal Federal. De acuerdo con los quejosos, el foro federal desestimó con perjuicio su causa de acción por el pobre desempeño del abogado. Por ello, a su vez, los quejosos instaron sendas demandas en el Tribunal de Primera Instancia contra el licenciado Franco Rivera por impericia profesional.3

El 6 de mayo de 2002, la Oficina del Procurador General presentó la Querella CP-2002-0005. En esta se imputó al licenciado Franco Rivera haber infringido los Cánones 18 y 19 del Código de Ética Profesional, 4 LPRA Ap. IX, mientras ostentó la representación de los promoventes en los casos ante el foro federal. Sin embargo, posteriormente, a solicitud del Procurador General paralizamos el procedimiento disciplinario hasta que las demandas instadas ante el foro de primera instancia advinieran finales y firmes, ya que las alegaciones estaban relacionadas con las controversias de la querella.

Posteriormente, el licenciado Franco Rivera afrontó otro procedimiento disciplinario que culminó en la suspensión del letrado del ejercicio de la abogacía y de la notaría por tres años.4 Al momento de notificar la suspensión se incautó la obra protocolar y el sello notarial del letrado. Posteriormente, la ODIN remitió un informe en el que señaló varias deficiencias en la obra protocolar del notario. Ordenamos al licenciado Franco Rivera a subsanar las deficiencias sustantivas, así como una deficiencia arancelaria. No obstante, este no dio cumplimiento a nuestra orden.

Por ello, referimos el asunto al Departamento de Justicia y ordenamos al Tribunal de Primera Instancia a iniciar un procedimiento de desacato contra el abogado por incumplir con las órdenes de este Tribunal. Ante este escenario, el 29 de marzo de 2007 emitimos una Resolución mediante la cual dejamos pendiente la Querella CP-2002-0005 hasta que el licenciado Franco Rivera solicitara la reinstalación.

Luego de varios incidentes procesales, el 18 de noviembre de 2010 el licenciado Franco Rivera presentó una Petición de reinstalación al ejercicio de la práctica de la profesión de abogado.5

Concedimos un término a la Oficina de Inspección de Notarías (ODIN) para que se expresara sobre la solicitud del querellado. El 10 de mayo de 2011 la ODIN presentó Moción en cumplimiento de orden. En síntesis, informó que la deuda arancelaria en la obra notarial del abogado había sido subsanada por el abogado y por la fianza notarial. Añadió que durante los pasados dos años el licenciado Franco Rivera había trabajado diligentemente para la subsanación de su obra notarial. Sin embargo, recomendó la reinstalación únicamente al ejercicio de la abogacía.

Tiempo después que comenzó el juicio en el caso civil por impericia profesional, las partes llegaron a un acuerdo confidencial por el desistimiento de su causa de acción ante el foro federal. Mediante el Documento privado y confidencial de acuerdo y satisfacción, suscrito el 1 de abril de 2011, los promoventes (las señoras Bauzó Quiñones y Rodríguez Meléndez y el señor Arnaldo Maestre Pujals) se comprometieron a retirar la querella CP-2002-0005 y a presentar una moción de desistimiento con perjuicio en el pleito civil en el foro de primera instancia.6

Así las cosas, el 27 de mayo de 2011, el licenciado Franco Rivera presentó una Petición uniforme de reinstalación al ejercicio de la práctica de la profesión de abogado. Sostuvo que en las demandas por impericia profesional que se presentaron en su contra los querellantes solicitaron retirar la querella con perjuicio. Añadió que quedó pendiente la disposición de unos acuerdos del caso civil en el que también habían desistido con perjuicio.

Con su moción...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR