N

Autor:Ruth E Ortega-Vélez
Páginas:206-212
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 206

NACIONES UNIDAS: Es una organización internacional a la que pertenecen gran parte de las naciones del mundo. La misma fue creada en 1945 con el objetivo de mantener la paz y seguridad internacional; desarrollar relaciones de amistad entre las naciones basadas en el respeto al principio de los derechos de igual protección y autodeterminación de las personas; y obtener cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural y humanitario. Malcolm N. Shaw, International Law, p. 592-593 (Grotius Publications LTD, 2ed. 1986).

NEGLIGENCIA: la falta del debido cuidado, que a la vez consiste en no anticipar y prever las consecuencias racionales de un acto, o de la omisión de un acto, que una persona prudente habría de preveer en las mismas circunstancias. Ramos v. Carlo, 85 D.P.R. 353, 358 (1962)

NEGLIGENCIA, CULPA O: En el ámbito civil, la negligencia es la desviación crasa del estándar de

Page 207

cuidado que un hombre prudente y razonable ejercería si se encontrara en la situación del acusado. En el ámbito penal, es la infracción al deber de cuidado que la ley impone al ciudadano. El ciudadano falta a ese deber cuando ni siquiera advierte el riesgo o peligro que le era exigible advertir o cuando, a pesar de haberlo advertido, confía imprudentemente en que no se producirá el resultado.

El Art. 1802 del C.c., dispone: "El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado...". La negligencia que equivale a la culpa civilista es aquella que se traduce en imprudencia, descuido, impericia, falta de atención o inobservancia de leyes. Colón v. K-Mart, 2001, 154 D.P.R. 510. La culpa o negligencia es aquella no relacionada con una obligación anterior y sin ningún antecedente contractual. Se trata, pues, de responsabilidad extracontractual. Un elemento esencial de la responsabilidad civil por culpa o negligencia es la previsibilidad y el riesgo implicado en el caso específico. El deber de cuidado incluye tanto la obligación de anticipar como la de evitar la ocurrencia de daños, cuya probabilidad es razonablemente previsible. Un daño no genera una causa de acción por negligencia, si dicho daño no fue previsto, ni pudo haber sido razonablemente anticipado por un hombre prudente y razonable. No obstante, el deber de anticipar y prever los daños no se extiende a todo riesgo posible. Véase: Responsabilidad extracontractual.

NEGLIGENCIA CRIMINAL: Es una forma de culpabilidad que se manifiesta por las circunstancias relacionadas con el delito, la capacidad mental y las manifestaciones y conducta de la persona.

El delito se considera cometido por negligencia cuando se realiza sin intención, pero por imprudencia, al no observar el cuidado debido que hubiera tenido una persona normalmente prudente en la situación del autor para evitar el resultado. Art. 24 del C.P. de 2004.

En Puerto Rico, el derecho penal requiere mayor negligencia para sostener una convicción que la necesaria bajo el Art. 1802. Bajo el ordenamiento jurídico de Puerto Rico no son posibles los delitos de negligencia en grado de tentativa. Los siguientes son requisitos propios de la negligencia criminal o culpa: (1) una acción u omisión voluntaria pero no intencional, (2) ejecutada sin tomar las precauciones necesarias para evitar resultados perjudiciales, o al violar una ley o reglamento; y (3) que el resultado dañoso sea previsible, aunque no querido por el sujeto activo". Pueblo v. Ruiz Ramos, 1990, 125 D.P.R. 365.

NEGLIGENCIA POR OMISIÓN: La negligencia por omisión surge al no anticipar aquellos daños que una persona prudente y razonable podría racionalmente prever que resultarían de no cumplirse con el deber; o sea, un daño no genera una causa de acción por negligencia, si dicho daño no fue previsto, ni pudo haber sido razonablemente anticipado por un hombre prudente y razonable.-Colón González v. K-Mart, 2001, 154 D.P.R. 510.

Al determinar si se ha incurrido o no en responsabilidad civil resultante de una omisión hay que considerar: (1) la existencia o inexistencia de un deber jurídico de actuar por el alegado causante del daño cuyo incumplimiento constituye un acto antijurídico y (2) si de haberse realizado el acto omitido se hubiera evitado el daño. Miranda v. E.L.A., 1994, 137 D.P.R. 700.

Sin embargo, la existencia de un deber especial de cuidado no convierte a quien lo debe ejercer en garantizador absoluto de la seguridad de una persona bajo su responsabilidad. El deber especial de cuidado no implica la obligación de prever todos los posibles riesgos que puedan concebirse en una determinada situación, pues de ser así prácticamente se convertiría en una norma de responsabilidad absoluta. La negligencia por omisión da lugar a responsabilidad al no anticiparse los daños racionalmente resultantes de no haberse cumplido con el deber. Un daño no genera una causa de acción por negligencia si dicho daño no fue previsto, ni pudo haber sido razonablemente anticipado por un hombre prudente y razonable. Ramírez Salcedo v. E.L.A., 1996, 140 D.P.R. 385. NEGOCIO EN MARCHA: Es aquel que se mantiene operando de forma continua y con la expectativa de seguir funcionando indefinidamente. El concepto negocio en marcha, como going concern, se usa también cuando el Estado vende todas o algunas de sus acciones en una empresa gubernamental. Esta forma de privatización requiere que el negocio en venta sea una corporación debidamente incorporada. Montalbán Ruiz v. Rodríguez Navarro, 2004 J.T.S. 48. NEGOCIO JURÍDICO: Es el "acto integrado por una o varias declaraciones de voluntad privada, dirigidas a la producción de un determinado efecto jurídico y a las que el Derecho Objetivo reconoce como base del mismo, cumplidos los requisitos y dentro de los límites que el propio ordenamiento establece". O sea, para que un negocio jurídico sea válido deberá reunir los requisitos exigidos por la ley. Guillermo Cabanellas, Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual 535.

Page 208

NOLO CONTENDERE: La alegación de nolo contendere, cuyos orígenes se remontan al derecho consuetudinario inglés del siglo XIV, pasó a formar parte del derecho común en los Estados Unidos y con el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA