Acogen en Orlando a boricuas necesitados

ORLANDO, Florida.– A poco más de una semana de abrir sus puertas, el Centro de Asistencia para Desastre que opera en el Aeropuerto Internacional de Orlando ha atendido a 3,168 personas y 842 familias puertorriqueñas que llegaron en busca de refugio tras el paso del huracán María por la isla.

El lugar ubica en una esquina del primer piso, en un área que, a todas luces, fue improvisado en el Terminal A.

En su interior, hay áreas de trabajo demarcadas por mesas plegadizas con voluntarios de la Cruz Roja, funcionarios de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), empleados de distritos escolares de Florida, trabajadores del Departamento de Transportación, entre otros.

Ayer, el centro estaba atestado. Cada vez que llegaba un avión proveniente de Puerto Rico, se aglomeraban grupos a la entrada del lugar. La primera parada era en la mesa de la Cruz Roja. Ahí, el que llega debe registrarse e informar cuáles son sus necesidades de manera que lo dirijan a la mesa donde se atenderá su caso particular, explicó el capellán Fran Rodríguez, voluntario de esa entidad no gubernamental.

“La mayoría de los que han llegado vienen necesitados de una vivienda y también llegan sin dinero. El resto viene a buscar ayuda de FEMA o a sacar una licencia de conducir provisional que se le da aquí”, dijo Rodríguez.

Una de ellas fue Marangeli González, quien reside en Orlando hace tres años, pero llegó a la fila con su madre Elsa en una silla de ruedas, acompañada por dos nietos, Yandriel y Yaicob Otero. Los tres son de Arecibo y llegaron ayer desde Puerto Rico.

“Le dije a mami que se viniera, pues ella padece de una enfermedad que requiere un tratamiento con quimioterapia y en Puerto Rico los servicios de salud están deteriorados”, dijo González mientras empujaba la silla de ruedas.

Los niños, que estaban en el programa de Educación Especial en Arecibo, irán a una escuela “charter” en donde días antes González logró conseguirles espacio. “Me dijeron que estaban aceptando a todos los niños que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba