Aponte Martínez V. Lugo, 1971, 100 D.P.R. 282

Autor:Dra. Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:33-35
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 33

Censura Previa.

Hechos: Para fines de mayo de 1967, el Arzobispo Aponte Martínez

Page 34

contrató los servicios del Sr. José Luis Lugo, como Administrador de los bienes de la Iglesia Católica. El sueldo acordado fue de $1,200.00 mensuales. Los bienes de la Iglesia en Puerto Rico incluyen bienes por valor de millones de dólares y sumas considerables en efectivo. En cuanto a la administración de dichos bienes, existe o existía una serie de deficiencias, las cuales ya habían sido expuestas por el anterior Administrador en un Informe suyo al Arzobispo. Lugo señaló un número de irregularidades y problemas y los trajo a la atención del Arzobispo Aponte. El Arzobispo decidió prescindir de los servicios de Lugo y lo despidió.

Lugo creyó injustificado su despido; dirigió al Arzobispo una cartainforme donde le dice que de no recibir contestación enviaría copia de la misma a los obispos de Puerto Rico, a la Nunciatura de Santo Domingo, al Vaticano, a los sacerdotes de la Isla, a las personas que tienen relación con determinados fondos y al Departamento de Justicia. Para que Lugo no publicase su carta-informe es que el Arzobispo solicitó y obtuvo el interdicto que motivó este pleito.

Controversia: Si el interdicto es ilegal y nulo por constituir una violación de la libertad de palabra y de prensa garantizadas por la Constitución de Puerto Rico y por la Enmienda I de la Constitución Federal.

Decisión del Tribunal Supremo: Revocada la resolución; modifica la sentencia. Se trata de un caso de censura previa (prior restraint) ejercida mediante un interdicto judicial prohibiendo la publicación de un escrito. El interdicto es ilegal y nulo por constituir una violación de la libertad de palabra y de prensa garantizadas por la Constitución de Puerto Rico y por la Constitución Federal.

Fundamentos legales: La Sec. 4 del Artículo II de la Constitución de Puerto Rico dispone que "No se aprobará ley alguna que restrinja la libertad de palabra o de prensa o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacífica y a pedir al gobierno la reparación de agravios”. La Enmienda I a la Constitución Federal dispone, en lo pertinente, que el Congreso "no aprobará ninguna ley...que coarte la libertad de palabra o de prensa”.3

El Tribunal cita a Pueblo v. García, 1914, 21 D.P.R. 163, donde señaló que "la libertad de palabra está completamente garantida en Puerto Rico por virtud de la Sec. 3 de una Ley Definiendo Derechos del Pueblo, aprobada en 27 de febrero de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA