Un caos que pudo evitarse

 
EXTRACTO GRATUITO

Tres años antes que el huracán María cobrara la vida de unas 2,975 personas y que hospitales a lo largo y ancho de la isla quedaran sin electricidad y medicamentos, un grupo de expertos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) advirtió que varias de esas instalaciones no estaban listas para responder a un desastre.Ese mismo estudio también advirtió que, al menos, cuatro de nueve hospitales que integran el Centro Médico de Puerto Rico, en Río Piedras, así como el hospital universitario Ramón Ruiz Arnau (RRA), en Bayamón, podrían colapsar o quedar inoperantes si un terremoto estremece a Puerto Rico.El informe, con fecha del 29 de mayo de 2015, al que tuvo acceso El Nuevo Día, estableció que el Hospital Universitario de Adultos (UDH) y el Hospital Pediátrico se encuentran en mayor riesgo de quedar inoperantes durante un desastre. Mientras, el hospital en relativa mejor condición para encarar un terremoto es el Centro Cardiovascular de Puerto Rico.Sin embargo, a juicio del experto en estructuras sismorresistentes José A. Martínez Cruzado, es muy probable que el resto de los 68 hospitales y otras instalaciones de salud en Puerto Rico, públicas o privadas, tampoco cumplan con los criterios establecidos por la Organización Panamericana de la Salud (PAHO, en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Dichos criterios, agrupados bajo el Indice de Seguridad Hospitalaria (ISH), persiguen que estas instalaciones puedan servir a la población luego de un desastre, o sea, justo cuando más se necesitan."En este país, cuando se habla de las estructuras principales, te hablan de las escuelas y no se imagina que la estructura de mayor importancia es el hospital, porque ahí es que van todos los heridos luego que pase la vibración", explicó a El Nuevo Día el catedrático del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la UPR."Si el hospital llegara a colapsar, entonces no solamente nos quedamos sin la estructura, nos quedamos sin los equipos, sin los médicos, las enfermeras", abundó.Aunque el análisis se concibió enfocado en la actividad sísmica, la metodología empleada, así como los criterios que abarca el ISH, aplican a otros desastres naturales, como pueden ser los disturbios atmosféricos."No hay un solo hospital en Puerto Rico que cumpla con los códigos (de construcción) más recientes", agregó Martínez Cruzado, también director del programa de Movimiento Fuerte de Puerto Rico, iniciativa paralela a la Red Sísmica, pero dedicada al estudio de grandes...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA