Crece con fuerza la diáspora puertorriqueña

 

jdelgado@elnuevodia.com

Los datos más recientes de la Encuesta de la Comunidad del Censo federal, obtenidos en 2011, apuntan al fortalecimiento de la diáspora boricua, mientras sigue la tendencia hacia la baja en la población de la Isla, coincidieron ayer análisis de centros de investigación en Estados Unidos.

Por un lado, la Encuesta de la Comunidad calcula que las personas de origen en Puerto Rico eran 4,885,294, hace dos años. Por el otro, en ese momento, la población de la Isla se estimó en 3,706.690, de los cuales 3,542,571 se identificaron como puertorriqueños.

Es decir que los nuevos datos de la Oficina del Censo federal indican que hay cerca de 1.4 millones más de boricuas en Estados Unidos que en Puerto Rico.

En 2010, por vez primera en varias, décadas, la población de Puerto Rico disminuyó -en unas 82,000 personas-, en comparación con el 2000, cuando superaba los 3.8 millones. De 2010 a 2011, pudo haber bajado otros 19,000.

Hace solo una década, la población boricua en Estados Unidos y Puerto Rico era prácticamente la misma. "Es un cambio demográfico y de población que tiene unas implicaciones tremendas para Puerto Rico y la diáspora", señaló Edwin Meléndez, director del Centro de Estudios Puertorriqueños en el Hunter College, adscrito a la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

Por un lado, dijo Meléndez, está el temor de que el flujo migratorio afecte más adversamente la economía de Puerto Rico, pues su población cada vez se hace más vieja, dependiente y contribuye menos al erario público.

En un país en que solo 4 de cada 10 personas participa de la fuerza laboral, la migración es motivo de preocupación. "Promovieron el éxodo para bajar el desempleo, pero eso ha tenido el efecto de bajar el crecimiento económico del país", indicó Meléndez.

Al Gobierno de Puerto Rico, dijo, le corresponde estudiar a fondo el impacto que tiene y puede tener la diáspora en la Isla.

Aunque siete de cada 10 boricuas de la diáspora nació en Estados Unidos, Meléndez dijo que muchos no se registran directamente como turistas en la Isla, pues optan por quedarse en casas de familiares, amigos o tienen sus propias viviendas en Puerto Rico.

Para el planificador Meléndez, una fuente de inversión en la Isla -en momentos en que hay cerca de 10,,000 viviendas construidas sin poderse vender- puede ser promover la compra de propiedades entre los puertorriqueños que viven en Estados Unidos.

Un análisis del Centro Pew Hispano, divulgado esta semana...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba