El decrecimiento poblacional

 

JORGE DUANY

CATEDRÁTICO DE LA UPR

Durante el siglo XIX, la población insular se multiplicó más de seis veces, hasta llegar a 953,243 personas. La inmigración europea y africana contribuyó sustancialmente al crecimiento poblacional. Pero el grueso de la expansión demográfica se debió a las altas tasas de natalidad, que prácticamente duplicaban las de mortalidad en esa época.

Entre 1867 y 1897, las defunciones aumentaron de 28.9 a 35.7 por cada 1,000 habitantes. La consolidación del sistema de plantaciones tendió a empeorar las condiciones de vida -especialmente la dieta- de los puertorriqueños. Además, la salud pública era pésima, dada la escasez de médicos y hospitales, así como la pobreza generalizada. Enfermedades infecciosas y parasitarias como la malaria, la bilharzia (las "lombrices"), la anemia y la tuberculosis causaron estragos en la población hasta principios del siglo XX.

Entre 1899 y 1950, el número de habitantes de Puerto Rico ascendió a más de dos millones, a un promedio anual de 1.7%. Desde 1950 hasta 1980, sin embargo, la población creció sólo a 2.7 millones de personas, a un promedio de 1.1% al año. En las últimas dos décadas del siglo XX, la población aumentó a un ritmo aún menor, de 0.9% anual, a 3.8 millones de personas. Entre los años 2000 y 2010, decreció en -0.2% anualmente.

Durante los primeros cuarenta años del siglo XX, los nacimientos vivos oscilaban alrededor de 40 por cada 1,000 habitantes en la Isla. Para la década de 1980, la cifra se contrajo a menos de 20. Esta reducción se debió principalmente a las estrategias de control poblacional promovidas por el gobierno insular, incluyendo los métodos anticonceptivos. A mediados del siglo XX, Puerto Rico se convirtió en un laboratorio para diversas técnicas para reducir la natalidad, como "la píldora" y la esterilización femenina, conocida popularmente como "la operación".

Entre 1899 y 1950, el número de defunciones cayó de 25.3 a 8.8 por cada 1,000 habitantes. Desde entonces, se ha mantenido alrededor de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba