“El cuarto poder ahora son las redes sociales”

RESUMEN

El periodismo puertorriqueño tiene pocas figuras con una carrera tan peculiar como la de Jesús “Chu” García.

 
EXTRACTO GRATUITO

El periodismo puertorriqueño tiene pocas figuras con una carrera tan peculiar como la de Jesús “Chu” García. Nacido en la provincia de Guantánamo, Cuba, de padre puertorriqueño y madre cubana, García se mudó a Puerto Rico en 1957 ya que su progenitor corría peligro por ser parte de la oposición al dictador Fulgencio Batista.

“Mi padre es de los García del barrio Almirante Sur”, contó García sobre su progenitor boricua.

En su niñez en Cuba, desarrolló un amor por la lectura que lo llevó a estudiar Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid y a desarrollar un estilo de escribir inconfundible, el cual con su talento para cosechar fuentes periodísticas y su pasión por buscar la verdad lo convirtieron en un periodista muy seguido por los lectores y polarizante entre las figuras de las que escribía.

Desde sus inicios como reportero deportivo hasta su tiempo como director de El Nuevo Día (1989-1996), García fue testigo y en ocasiones eje de grandes noticias, las que con su dominio del castellano y su talento como narrador plasmó para la historia.

En la actualidad, con siete décadas de vida, García sigue activo en el periodismo con su columna “Chuchazo”, que publica tres días a la semana en la sección de deportes de este diario, además de ser autor de múltiples libros y de saciar su sed competitiva entregado al deporte del fondismo.

Usted no estudió periodismo. ¿Cómo llegó a esta profesión?

—Yo era buen pelotero y cuando llego a la edad de universidad en Cuba en el año 61 (su familia regresó a Cuba tras la caída de Batista) hicieron unas pruebas psicométricas para identificar estudiantes valiosos y escoger a 100 para enviar a Rusia a estudiar junto al hijo de Fidel, Fidelito. Y el director del instituto donde yo estudiaba le dijo a mi papá: “Mira a ver qué tú haces porque tu hijo cayó en el grupo”. Pero mi papá dijo: “No, mejor me regreso a Puerto Rico”. Entonces, estando en Puerto Rico comenzó la guerra de Vietnam. Y mi papá me dijo: “Yo no dejé que te enviaran a Rusia y no voy a dejar que te envíen a Vietnam. Mira a ver qué te inventas para que te vayas a estudiar fuera”. Y me fui a estudiar a España, a la Universidad Complutense, Filosofía y Letras. Allá me hice un aficionado del fútbol, del tenis y de todos los deportes. Yo vivía en el barrio Salamanca que es bien cerca del Palacio de los Deportes y no me perdía nada. Iba a todo, hasta al boxeo aficionado que allá era el peor en el mundo. Me hice socio del Real Madrid y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA