Más electores que gente

 

Por Ricardo Cortés Chico

rcortes@elnuevodia.com

Por ejemplo, en Orocovis, de 17,064 electores hábiles para votar según el Negociado del Censo, están inscritas 17,972 personas.

Y en Villalba, los electores inscritos superan por 1,016 personas a la población de 18 años o más.

Estos descuadres, que se reflejan claramente entre los números de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) y el Censo, añaden dudas al proceso electoral, especialmente, en lo que respecta a la depuración de las listas electorales, las transferencias de electores y a sospechas de intento de fraude en el proceso electoral.

"Eso no puede ser", fue la primera reacción del comisionado electoral del Partido Nuevo Progresista (PNP), Edwin Mundo, cuando fue abordado sobre el tema.

"Uno tiene que presumir que hay algún tipo de irregularidad", reaccionó Julio Fontanet, comisionado electoral del Movimiento Unión Soberanista (MUS). "Me es difícil entender que pase eso. No es lo normal", expresó, por su parte, Virgilio Ramos, representante novoprogresista en la redistribución electoral.

Según el demógrafo Raúl Figueroa Rodríguez, el municipio de Culebra tal vez es el que mejor muestra los descuadres entre las listas de los inscritos en la CEE y los datos poblacionales del Censo.

En esta isla municipio, según la CEE, hay 1,770 personas activas para votar el 6 de noviembre. Esta cifra casi alcanza los 1,818 habitantes que tenía la isla según el Censo de 2010.

Además, la cifra es mayor a los 1,403 habitantes que en el 2010 tenían edad hábil para votar (18 años o más). Los estimados del demógrafo para la población del 2012 -usando como base los datos del Censo- arrojan números similares. A simple vista, estos descuadres podrían hasta sugerir que toda la población de Culebra, incluyendo enfermos mentales y menores de edad, están en la listas de inscritos, afirmó.

Una de las razones para estos descuadres saltó a la mente de José Rosario Meléndez, alcalde de Cataño, uno de los siete municipios con más personas inscritas que residentes hábiles para votar. En su campaña a la reelección, ha tratado de identificar a los electores inscritos que no viven en su pueblo.

Esto ante la posibilidad de que haya una migración de electores de pueblos vecinos, como Bayamón y Guaynabo -donde usualmente los novoprogresistas ganan por amplio margen-, y que así se desvíen sus votos a contiendas más cerradas como la suya.

De hecho, en cinco de los siete municipios con más inscritos que población...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba