Esfuerzos por evitar siniestros

 
EXTRACTO GRATUITO

Una vez se inicia un fuego, las personas afectadas tienen solo dos minutos para salir de la estructura afectada y sobrevivir.Con eso en mente, más de 400 voluntarios del capítulo de Puerto Rico de la Cruz Roja Americana instalaron ayer más de 1,000 detectores de humo en el barrio Rullán, de Adjuntas; el barrio Daguao, de Naguabo; y el barrio Juan Domingo, de Guaynabo."El fuego es el desastre que la Cruz Roja a nivel nacional y aquí en Puerto Rico más atiende", dijo Lee Vanessa Feliciano, ejecutiva regional de la Cruz Roja Americana, Capítulo de Puerto Rico.De acuerdo con Feliciano, mensualmente la organización brinda asistencia a personas de unos 22 fuegos."(Cuando ocurre un fuego) nuestros voluntarios van y les brindan asistencia básica: ropa, zapatos, alimentos, ropa de cama y, si lo necesitan, estadía de hasta tres noches", sostuvo.Explicó que escogieron las comunidades visitadas ayer por ser lugares en los que la organización ha atendido fuegos, que tienen una alta población de adultos mayores o que la Cruz Roja no había visitado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA