Ley Núm. 475 de 23 de Septiembre de 2004. Ley para el Desarrollo de Establecimientos para Personas de Edad Avanzada en las Comunidades Especiales,

Evento:Ley
Fecha:23 de Septiembre de 2004
 

Ley Núm. 475 de 23 de septiembre de 2004

(P. del S. 2621)

Para crear la "Ley para el Desarrollo de Establecimientos para Personas de Edad Avanzada en las Comunidades Especiales de Puerto Rico", autorizando a la Oficina del Coordinador General para el Financiamiento Socio-Económico y la Autogestión, a preparar un proyecto piloto en coordinación con el Departamento de la Vivienda, el Departamento de Salud, el Departamento de la Familia, el Programa de Gerontología del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, el Banco de Desarrollo Económico para Puerto Rico y la Oficina para Asuntos de la Vejez.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Puerto Rico experimenta cambios en su estructura de edad, característica que según los últimos censos hace considerar a la población de Puerto Rico como una en envejecimiento. En el año 1899 sólo el 4% de la población tenía 60 años o más. Según el Censo de Población y Vivienda de 1990, la población de 60 años o más ascendía a 465,736 y representó 13.2 % de la población total. Entre 1980 y 1990 este grupo poblacional aumentó en 108,232. En términos porcentuales, el aumento fue de 30.3%. Las últimas cifras disponibles corresponden al Censo de Población y Vivienda del año 2000. Según esta fuente, la población de 60 años o más totalizó 585,701, lo que representa un 15.4% de la población total. Se proyecta que para el año 2020 la Isla cuente con 1,008,876 de personas de edad avanzada (24.6%).

El nivel de pobreza entre la población de edad avanzada residente en Puerto Rico es de 54%. Se estima que sólo 42,000 personas de edad avanzada en Puerto Rico forman parte de la fuerza laboral.

Todo ser humano tiene derecho al pleno desarrollo tanto de su persona, como profesional o como ente que aporta con su trabajo al bienestar de nuestra sociedad, así como al desarrollo y el bienestar de su núcleo familiar. La familia es la piedra angular de toda sociedad. El bienestar de toda sociedad depende de que las familias que la componen de igual forma alcancen un pleno desarrollo, estabilidad y bienestar.

En Puerto Rico muchas personas, en especial hijos y familiares de personas de edad avanzada y que son de escasos recursos económicos, muchos de ellos jóvenes, no cuentan con los recursos económicos para costear los gastos de cuido de sus padres que si reciben algún ingreso los mismos se diluyen en los altos costos de los medicamentos necesarios para atender sus condiciones de salud.

Muchos de los familiares de las personas de edad avanzada confrontan problemas para obtener o retener un empleo por tener que invertir su tiempo en el cuido de ellos.

Según el Resumen de Necesidades de las Comunidades Especiales de Puerto Rico elaborado por la Oficina del Coordinador General para el Financiamiento Socio-Económico y la Autogestión se encontraron los siguientes datos y necesidades:

• No existen centros de envejecientes (81.5%)

• Población de 60 años o más de edad (19.0%)

• Tasa de alfabetismo (6.6%)

• Tasa de desempleo (28.9%)

• Población fuera de la fuerza laboral (58.0%)

• Hogares con ingresos menores de $500.00 mensuales (37.7%)

• Hogares con ingresos entre $500.00 y $1,000.00 mensuales (28.0%)

Entre las necesidades percibidas por los residentes de las comunidades especiales de Puerto Rico, según el Resumen antes mencionado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba