Evolución del cuarto poder

NICOLÁS RAMOS GANDÍA

PROFESOR UNIVERSITARIO

Las leyes intentaban imponer a las compañías tecnológicas de Internet obligaciones de gendarme y censor que no les corresponde, pues su ADN opera en la dirección contraria. El Senado norteamericano se encontraba en una encrucijada entre las visiones de dos siglos diferentes y decidió, por el momento y aparentemente, no tomar partido. Con este resultado la industria de Internet acaba de posicionarse como un jugador de peso que trazará la línea de hasta dónde puede llegar el estado en su ámbito de intervención sobre sus ciudadanos.

Ese poder de refrenar al gobierno más poderoso del planeta le ha llegado gracias a, por ejemplo, lo que significó Internet para la "primavera árabe" -que comenzó en Túnez-, un medio de destrucción masiva que no se basó en el cuartelazo del militar de turno.

Por otro lado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba