FEMA ausculta su reingeniería

RESUMEN

Washington.

 
EXTRACTO GRATUITO

Washington.- Después del huracán Katrina, la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Interna recomendó a FEMA que, en anticipación de un desastre, comience a “mover productos desde centros de distribución a sitios de ‘pre posicionamiento’”.

La propuesta, que data de 2009, recomienda establecer “Bases de Apoyo a Incidentes” o áreas de almacenamiento, que estén cerca “de la zona que será potencialmente afectada”.

“Al pre posicionar los bienes para las necesidades anticipadas, FEMA puede rápidamente mover recursos a un área afectada después del desastre. Generalmente, FEMA pre posicionará recursos suficientes para que duren aproximadamente tres días, proporcionando tiempo para evaluar las necesidades reales y aportar recursos adicionales desde los centros de distribución o mediante el uso de otros mecanismos de abastecimiento”, dijo el Inspector General.

Según la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), cuándo el huracán María azotó a Puerto Rico, ya tenía ubicados en la isla unos 1,000 funcionarios federales- civiles y militares- y contaba con solo un centro de distribución de suministros.

Ese número de funcionarios federales estaba asignado a Puerto Rico para responder al huracán Irma, que ya había dejado una buena cuota de daños y contratiempos, principalmente en el este del país. El único centro de distribución de suministros, así como muchos de sus socorristas, estaba en San Juan.

En momentos en que el huracán María iba a arropar a todo Puerto Rico, con la furia de vientos que rondaban las 155 millas por hora, la respuesta regional no sería implantada hasta una semana después del golpe del ciclón.

Junto al derrumbe del sistema eléctrico y la caída de los sistemas de telecomunicaciones, la crisis se profundizó precisamente por las dificultades para llegar, en los primeros días de la emergencia, a todas las regiones y municipios del país, con agua, comida y combustible.

En una entrevista reciente, el director de FEMA para Puerto Rico y el Caribe, Alejandro De la Campa, aseguró que las normas de su oficina no requieren tener suministros en los 12 centros regionales de distribución que tienen en su plan, que son básicamente armerías de la Guardia Nacional de Puerto Rico, previo al azote del huracán.

Siete días después

FEMA indicó que, a partir del 27 de septiembre, es decir siete días después del paso del huracán, se abrieron 10 centros en armerías de la Guardia Nacional...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS