Firme su plan sobre COVID-19

A menos de una semana de que inicie mayo, cuando se proyectaba que se alcanzaría el pico de casos de COVID-19 en Puerto Rico, los pasillos del Centro Médico, en Río Piedras, lucen relativamente vacíos.Además de la notable baja de pacientes en busca de servicios en el único hospital de nivel supraterciario que hay en el país, son pocos los casos del coronavirus que se han confirmado allí.Entre los cerca de 3,000 empleados unionados que trabajan en la Administración de Servicios Médicos (ASEM), el Hospital Universitario de Adultos y el Hospital Universitario Pediátrico, solo se conoce de dos que se han contagiado con esta enfermedad, según Gerson Guzmán, presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT), sindicato que representa a los unionados de esas instalaciones hospitalarias.No obstante, el riesgo de infectarse con este virus es una preocupación constante entre todos los empleados -unionados y administrativos- de acuerdo con el líder sindical. Y es que, al igual que en otras instituciones hospitalarias del país, los equipos de protección personal están contados y limitados, pues tienen un inventario que solo duraría unas cuantas semanas más, reconoció el licenciado Jorge Matta, administrador de la ASEM.De las 677 personas que, hasta el viernes, habían visitado las carpas que se colocaron, el 18 de marzo, frente a la sala de emergencia de la ASEM para hacer cernimiento de los casos sospechosos de este virus, a 631 personas les realizaron la prueba. De esas, 26 resultaron positivas al virus y 603 arrojaron negativo, mientras hay dos pruebas pendientes de resultados. Entre los casos positivos, solo cuatro fueron hospitalizados, uno de los cuales murió y los otros tres ya están recuperados y fueron dados de alta, según se informó.Al mismo tiempo, las personas que han sufrido accidentes, caídas, traumas, fracturas y lesiones en los ojos continúan llegando al Centro Médico, pero en menor cantidad a lo usual. En lugar de las 80 a 90 personas que llegaban diariamente a la sala de emergencias de la ASEM, ahora llegan entre 30 y 40, afirmó Matta,"Siempre tenemos accidentes de motora, de carros, heridos de bala… La razón del Centro de Trauma sigue vigente porque son casos de vida o muerte, pero no hay duda que, con el toque de queda, la violencia ha bajado", dijo el doctor Pablo Rodríguez, director del Hospital de Trauma, quien comentó que, entre los 11 pacientes con sospecha de COVID-19 a los que le han realizado la prueba en esa institución...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba