La fuga de dentistas preocupa a los profesionales de la salud

 
EXTRACTO GRATUITO

Setenta dentistas se han marchado de Puerto Rico desde que el huracán María azotó a la isla hace siete meses, y ya ascienden a 500 los que se han ido en los últimos tres años, manifestó Liselie Reyes Martínez, presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico (CCDPR).

La fuga de dentistas es alarmante, y el gobierno no toma acción para detener la misma, abundó. “Literalmente están cerrando oficinas de hoy para mañana porque en Estados Unidos lo que les pagan es muy tentador”, denunció Reyes Martínez, quien fue una de las ponentes de la Cumbre de Salud, que organizó el Centro Unido de Detallistas (CUD) ayer en Vivo Beach Club, en Carolina.

“Los dentistas también son pymes”, fue el título de su presentación, en la que enfatizó el poco apoyo que reciben del gobierno y la gran aportación que ellos hacen a la población. Cada oficina de dentista crea entre cinco y 12 empleos directos e indirectos, al menos.

Hace un año, en Puerto Rico había 1,200 dentistas generalistas activos, pero hoy quedan apenas 897. Hay uno por cada 4,000 habitantes, según la conferenciante. “Se supone que tengamos un dentista por cada 1,500”, manifestó, lo que equivaldría a tener unos 2,300 dentistas aproximadamente. Mencionó que Maricao no tiene dentistas hace 20 años, y en Comerío hay solo uno.

El cuadro no parece que vaya a mejorar, pues la paga en la isla es muy inferior a la de EE.UU. y las compañías de seguros también “discriminan” contra estos profesionales acá, según la presidenta del Colegio. “Me encantaría que nos pagaran por el servicio que damos y que nos midan por la calidad del servicio”, dijo arrancando aplausos de la audiencia.

Señaló que las tarifas que pagan las aseguradoras a los dentistas no han cambiado en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA