García V. Municipio De Arroyo, 1996, 140 D.P.R. 750

Autor:Dra. Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:276-277
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 276

Discrimen contra Empleados Transitorios.

Hechos: En 1990, un grupo de empleados del Departamento de Obras Públicas del Municipio de Arroyo decretó una huelga. Se interrumpieron servicios esenciales a la comunidad. El Alcalde del Municipio dejó cesantes a los empleados que participaban en el paro y declaró vacantes sus plazas de trabajo. Los empleados apelaron ante la Comisión Para Ventilar Querellas Municipales y luego a la J.A.S.A.P. y al Tribunal Superior. Mientras se dilucidaban las apelaciones, el alcalde contrató nuevo personal para ocupar las plazas que quedaron vacantes. A estos nuevos empleados se les extendió nombramientos como empleados transitorios por términos que variaban entre tres y seis meses. Los nombramientos fueron renovados en varias ocasiones hasta que vencieron.

El Alcalde incumbente fue derrotado en las elecciones generales de noviembre de 1992. Resultó electo el candidato del P.N.P. De la prueba surge que durante la campaña política, el nuevo alcalde había manifestado que, de ganar las elecciones, suspendería a los empleados nombrados por el anterior incumbente y restituiría a los cesanteados por este en sus respectivos empleos. Como todos los nombramientos de los empleados transitorios vencieron el 11 de enero de 1993, el alcalde no les renovó los contratos y restituyó en sus antiguos puestos a los empleados dejados cesantes.

Los 39 empleados transitorios despedidos presentaron acción ante el tribunal. Alegaron ser empleados transitorios despedidos por el alcalde por razones políticas. Sostuvieron que el anterior Alcalde se había comprometido a que en caso de prevalecer en el pleito de los empleados en huelga, les extendería nombramientos regulares y que, dado este compromiso, tenían una expectativa de continuidad en el empleo. Alegaron que habían sido despedidos ilegalmente.

El Tribunal Superior ordenó al Municipio y a su Alcalde a reinstalar con carácter permanente a todos los empleados demandantes en los puestos que ocupaban. El Municipio de Arroyo acude ante el Tribunal Supremo.

Controversia: Si el foro de instancia incidió al concluir que los demandantes tenían una expectativa de retención en el empleo en vista de que el exalcalde se había comprometido a extenderles un nombramiento de carácter permanente.

Decisión del Tribunal Supremo: Revoca la sentencia. Los empleados transitorios no tenían expectativa de retención en el empleo más allá de la duración del término del nombramiento. En su lugar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA