Gobierno no usó su plan catastrófico

RESUMEN

Aunque Puerto Rico tiene un Plan Catastrófico de Huracanes que establece –renglón por renglón– las acciones a tomar y quiénes están a cargo de actuar en escenarios críticos, gran parte de lo dispuesto en ese documento no se siguió antes, durante y después de la emergencia por el paso de María.

 
EXTRACTO GRATUITO

Aunque Puerto Rico tiene un Plan Catastrófico de Huracanes que establece –renglón por renglón– las acciones a tomar y quiénes están a cargo de actuar en escenarios críticos, gran parte de lo dispuesto en ese documento no se siguió antes, durante y después de la emergencia por el paso de María.

Además, el personal de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead), con experiencia para manejar la devastación que dejó María, fue relegado, según expertos en el tema de manejo de emergencias y desastres entrevistados por El Nuevo Día.

“El plan no se siguió. No se dedicaron a orientarse y capacitarse en cuanto al plan. ¿Cuántos jefes de agencia respondieron y ejecutaron a tenor con el plan? Definitivamente, la evaluación fue una totalmente deficiente antes, durante y después del huracán”, afirmó Epifanio Jiménez, quien fue director de la Aemead bajo una administración pasada del Partido Nuevo Progresista.

Estos factores se combinaron con la crisis fiscal del país, la falta de planificación y mantenimiento a la infraestructura y la poca preparación para enfrentar al huracán. A esto se sumó que la Aemead llevaba solo cinco meses funcionando como un negociado del recién creado Departamento de Seguridad (DSP), del que depende para la toma de decisiones. El jefe de ese agencia sombrilla, Héctor Pesquera, no es experto en manejo de emergencias.

¿Qué busca el plan?

El objetivo del Plan Catastrófico de Puerto Rico e Islas Vírgenes es que “se salven vidas, se proteja la propiedad y el ambiente así como satisfacer las necesidades básicas luego de un incidente atmosféricos severo”. Para ello, provee mecanismos que incluyen la planificación previa, acuerdos con el sector privado y organizaciones sin fines de lucro, así como coordinadores de emergencia por agencia con tareas específicas.

“La recuperación tras un huracán catastrófico dependerá del impacto que cause la pérdida del servicio energético y la disponibilidad de combustible, lo que puede conducir a retrasos en el restablecimiento de los servicios, atrasos o falta de transportación aérea y terrestre. Los daños o la paralización de servicios también pueden ocurrir en las instalaciones portuarias o marítimas, lo que tiene gran importancia a nivel comercial y militar”, se advierte en el plan para esbozar cada delineamiento.

Este escenario fue el que vivió Puerto Rico tras el azote del huracán María. Los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS