González V. González, 1995, 139 D.P.R. 228

AutorDra. Ruth E. Ortega-Vélez
Páginas138-141

Page 138

Aceptación de Herencia, Derecho a Deliberar, y Beneficio de Inventario. Formación de Inventario

Hechos: En 1989 falleció intestado don René González Tigera. En 1990, mediante resolución fueron declarados sus únicos y universales herederos

Page 139

Caridad González y René González. En 1991, Caridad presentó demanda contra su hermano René para que este aceptara o repudiara la herencia. El Tribunal concedió 30 días al señor González para que tomara una decisión. El término comenzó a correr el 26 de junio de 1991. El 18 de julio el señor González solicitó al tribunal la formación de inventario. Alegó que dicho inventario, así como la aceptación o repudio de la herencia debían ser pospuestos hasta que hubiese finalizado un pleito instado en el Tribunal Superior en el cual estaban en controversia ciertos bienes de la herencia.

La hermana, mediante moción, informó al tribunal que se proponía iniciar el inventario de los bienes del caudal. Según ella, sería fácil dado que todos los bienes del causante estaban señalados en la Planilla de Caudal Relicto y en el Relevo expedido por el Departamento de Hacienda. El señor González presentó varias mociones en la que pedía que se ordenara a la demandante producir un extenso listado de documentos personales e insistió en que el inventario debía ser pospuesto. Luego de infinidad de mociones de una parte y de la otra, el T.P.I. resolvió que el señor González había aceptado la herencia pura y simplemente, de conformidad con el Art. 972 del Código Civil.

Hay que aclarar que, antes de morir el padre, su hijo había iniciado varios procedimientos judiciales para aclarar sobre la titularidad de acciones de ciertas corporaciones.

Controversia: Si el demandado incurrió en actos representativos de aceptación de la herencia.

Decisión del Tribunal Supremo: Revoca la sentencia recurrida al resolver que está ausente el elemento de culpa o negligencia que activa la sanción de aceptación de la herencia y que tampoco el demandado incurrió en actos representativos de aceptación de la herencia.

Fundamentos legales: En el Derecho de Sucesiones de Puerto Rico, el llamado por ley o por el testador a recibir el caudal hereditario es libre para aceptar o rechazar el llamamiento; puede escoger entre aceptar la herencia pura y simplemente, aceptarla a beneficio de inventario o repudiarla. Para facilitar la decisión, el Código Civil provee el derecho a deliberar sobre si acepta o repudia la herencia y el derecho a aceptar...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba