Grave problema de salud pública

 
EXTRACTO GRATUITO

Por wilma maldonado arrigoitía

wilma.maldonado@gfrmedia.com

Los datos no se supieron por la denuncia de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) ni de la Agencia Federal de Protección Ambiental (FEMA). Ni tampoco fue por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA). La situación se detectó por azar gracias a unas muestras de sangre que el Programa Early Head Start requirió a sus participantes.

El elemento común entre los niños: sus padres eran empleados de The Battery Recycling (TBR), que se dedica a la extracción y fundición de plomo de baterías de vehículos de motor.

Para poder operar, la empresa ubicada en la zona de Cambalache tuvo que contar con permisos de agencias estatales y federales, certificaciones que procura el Estado para reducir emisiones y proveer algunas garantías de salud física y ambiental.

Para mantener su producción y las expansiones en sus instalaciones, TBR también tuvo que tener el monitoreo y supervisión de las agencias protectoras del ambiente y salud ocupacional.

Los ciudadanos creían que las agencias fiscalizadoras se habían encargado de que TBR estuviera cumpliendo con todos los requisitos de ley y de protección del ambiente. Por eso su asombro ante los resultados de las pruebas de plomo.

Sin embargo, hace mucho entre los arecibeños corría la sospecha de que no era así porque muchos exempleados comentaban sobre accidentes ocupacionales y faltas a las leyes ambientales.

La EPA supervisa los trabajos que mediante estipulación TBR se comprometió a realizar para evitar el traslado de plomo fuera de la planta, según dijo José Font, director de esa agencia en el Caribe. "En términos generales se han tomado medidas para evitar la migración de plomo o partículas de plomo de la facilidad migrando hacia afuera", aseguró Font.

Sin embargo, las autoridades han relacionado el éxodo de plomo con partículas en la ropa, calzado, piel y pelo de los trabajadores.

Además, en 24 trimestres de los 33 muestreados de 2010 al presente por la JCA, las estaciones de monitoreo han arrojado niveles superiores al máximo permitido de 0.15 microgramos por metro cúbico (mg/m3) de plomo en el aire. Existen dos estaciones de medición de plomo en la periferia de esta planta.

Aunque las estaciones están dirigidas al recurso identificado como potencial emisor, no se puede concluir categóricamente que TBR sea la única posible fuente de esta emanación.

"Las estaciones son como una aspiradora a la que se le pone un filtro y tiene el motor...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA