Huracán disparó la fuga de empresarios de Ley 20 y 22

 
EXTRACTO GRATUITO

Vinieron atraídos por la ley que les libra del pago de impuestos y bastaron los vientos del huracán María y unas cuantas semanas sin comunicaciones confiables y servicio eléctrico para empacar e irse.Se trata de varias decenas de los llamados nuevos "residentes" de Puerto Rico que en los pasados años se mudaron a la isla detrás de los tratos preferenciales que otorga la Ley 22 de 2012.A preguntas de El Nuevo Día, el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy, admitió que tras el azote del huracán María, varios individuos que tenían decretos bajo la Ley 22, optaron por irse de la isla.Laboy dijo que no tenía un número específico de los individuos que abandonaron a Puerto Rico definitivamente, en su peor momento, pero estimó que la cifra podría fluctuar entre 10% y 15%. Al presente, hay 1,600 decretos a individuos vigentes."Nosotros sabemos que hubo personas que tienen decretos de Ley 22 que estaban tomando decisiones, que se estaban yendo", dijo Laboy."Hubo gente que se fue, pero hubo gente que se quedó. Eso te da una buena idea de quiénes verdaderamente están comprometidos con Puerto Rico y quiénes en los momentos más difíciles se fueron", agregó el titular del DDEC.Recordó que el estatuto que otorga el trato contributivo preferente, exige como requisito de domicilio, permanecer en la isla por unos seis meses, por lo que es probable que algunos de esos individuos que salieron de la isla hayan regresado una vez se estabilizó la situación tras el desastre.Pero acto seguido, indicó que el DDEC llevó a cabo esfuerzos específicos para advertir a quienes dejaron la isla que su decisión podía impactar su estatus contributivo ante el Servicio de Rentas Internas federal.A grandes rasgos, la Ley 22 permite que ciudadanos estadounidenses de alto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA