Improbable y ambiciosa legislación

 
EXTRACTO GRATUITO

WASHINGTON.- Aunque sea muy improbable que el proyecto del congresista Darren Soto se convierta en ley, expertos han advertido de los inmensos retos que tendrían Estados Unidos y Puerto Rico para armonizar en tres meses la transición del status de territorio a estado federado, como propone el legislador demócrata.La legislación de Soto, boricua elegido por el distrito 9 de Florida, no solo ha sorprendido por descartar cualquier nuevo referéndum -principalmente porque el gobierno federal nunca ha consultado a los residentes de Puerto Rico sobre alternativas de status y ha habido dudas sobre los más recientes plebiscitos-, sino por impulsar la plena anexión de la isla por la vía rápida, solo 90 días después de aprobarse la ley.Pasar del status de territorio a estado -sea el 51 o el 52, ante el hecho de que Washington D.C. ya está en fila- requiere de ajustes contributivos que tienen que hacer los gobiernos de EE.UU. y Puerto Rico, con implicaciones para sus presupuestos -en decenas de programas-, corporaciones, individuos e inversionistas.En Washington D.C., donde ya se vota por el presidente de EE.UU. y se pagan contribuciones federales, el salto a la estadidad requeriría reconciliar muchas menos leyes y programas federales.Pero, en el caso de Puerto Rico, el Congreso necesitará no solo decidir qué hacer con el tamaño de la Cámara de Representantes -que ahora es de 435 miembros, pero puede ser ampliado por ley-, sino también el momento de la incorporación de Puerto Rico al colegio electoral estadounidense, cuya estructura para 2020 está definida por el Censo de 2010.Puerto Rico, bajo la población actual de cerca de 3.2 millones, tendría cuatro representantes en la Cámara baja, además de los dos senadores. Bajo el Censo de 2010, cuando se calculó la población en 3.8 millones de personas, tendría cinco congresistas.Los expertos señalan que un proceso de admisión tan extraordinariamente rápido genera, a su vez, incertidumbre sobre el funcionamiento de la ley Promesa, que muchos ven como una especie de muralla frente a la posibilidad de un cambio de status."La historia demuestra que se necesita un período de transición. No existe, en el 2019, la posibilidad de una ley que ipso facto declare a Puerto Rico un estado", dijo el constitucionalista Carlos Ramos González, profesor de la Universidad Interamericana (Inter).Kenneth Rivera Robles, CPA y presidente de la Cámara de Comercio, apuntó que el gobierno de Puerto Rico, en una transición hacia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA