In Re Cordova González, 1994, 135 D.P.R. 260

Autor:Dra. Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:346-347
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 346

Libertad de Expresión.

Hechos: El Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico suspendió al Lic. Córdova González de la práctica de la abogacía ante ese foro. Esta decisión fue confirmada en apelación por el Tribunal Federal de Apelaciones para el Primer Circuito. El Tribunal Supremo de los Estados Unidos se negó a revisar la misma.

Controversia: El Tribunal Supremo debe determinar las consecuencias derivadas de la referida decisión sobre la práctica de la profesión del abogado en la jurisdicción de Puerto Rico.

Decisión del Tribunal Supremo: Ordena la separación indefinida del licenciado Córdova González del ejercicio de la abogacía y de la notaría en Puerto Rico, al estimar que su conducta profesional en el foro federal –que culminó en su separación de la abogacía en dicho foro federal– constituye también conducta que viola los Cánones de Ética Profesional de Puerto Rico.

Fundamentos legales: Los abogados tienen el deber de desempeñar su alto ministerio con la mayor y más excelsa competencia, responsabilidad e integridad. Todo abogado admitido al ejercicio de su profesión en Puerto Rico tiene una obligación ineludible de desempeñarse dentro del marco ético-moral delineado por los Cánones de Ética Profesional. El Tribunal Supremo de Puerto Rico tiene facultad inherente para reglamentar la admisión y remoción del ejercicio de la abogacía en Puerto Rico. Cuando un abogado admitido al ejercicio de la abogacía en Puerto Rico es objeto de sanción disciplinaria en otro foro judicial, como el federal, el Tribunal Supremo de Puerto Rico evaluará la conducta incurrida por el abogado en ese foro, para determinar si amerita la imposición de sanción disciplinaria en el foro de Puerto Rico.

La enumeración de deberes específicos del abogado en los Cánones de Ética Profesional no excluye otras obligaciones no enumeradas y que son inherentes a la responsabilidad social y profesional de los abogados y a la conducta moral que se espera de ellos.

El abogado que tras ser amonestado por su lenguaje ofensivo y desconsiderado, con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA