Infante Robles V. Maeso, 2005 J.T.S. 123

AutorDra. Ruth E. Ortega-Vélez
Páginas176-182

Page 176

Donaciones.

Hechos: El 23 de febrero de 1990, Milagros Infante Robles donó a su hijo, Juan Florencio Santiago Infante, la propiedad objeto de este litigio mediante Escritura Pública otorgada ante el notario Rafael E. Meléndez González. La donación del inmueble fue hecha de forma puramente graciosa y por mera liberalidad. La escritura de donación fue inscrita en el Registro de la Propiedad. El 30 de octubre de 1995, Infante Robles y sus dos hijas presentaron una demanda en contra de Santiago Infante y solicitaron la revocación de la donación por ingratitud y la restitución del dominio sobre el inmueble a Infante Robles. La demanda fue acompañada con una moción en auxilio de jurisdicción mediante la cual se le pedía al T.P.I. que dictara una orden para que se le prohibiera a Juan Florencio Santiago Infante enajenar la propiedad. El foro de instancia nunca emitió la orden solicitada ni en forma alguna ordenó la anotación de demanda en el Registro de la Propiedad.

El 14 de noviembre de 1995, quince días después de que se radicara la demanda de revocación de donación, Santiago Infante, quien todavía era el titular registral del inmueble, lo vendió por el precio de $78 mil a Luis Maeso Hernández y a su esposa Lizzette Traverso Santiago mediante la Escritura Pública. Los esposos Maeso-Traverso otorgaron una escritura para constituir hipoteca sobre la propiedad, a nombre del Banco Popular de Puerto Rico, para garantizar el préstamo que tomaron para financiar la compra de la propiedad.

El 15 de diciembre de 1995, Infante Robles y sus hijas presentaron en el Registro de la Propiedad una solicitud para que se anotara preventivamente la demanda de revocación de donación. La solicitud estuvo acompañada de copia certificada de la demanda de revocación de donación, mas no se presentó orden

Page 177

177 o providencia judicial alguna que la respaldara.

El 21 de diciembre de 1995 los codemandados presentaron en el Registro de la Propiedad las escrituras de compraventa y constitución de hipoteca que habían otorgado el 14 de noviembre del mismo año.

El 14 de octubre de 1996, el T.P.I. dictó una sentencia en rebeldía a favor de Infante Robles en la acción de revocación de donación que llevó en contra de su hijo. El tribunal accedió a la revocación de la donación, por lo que Santiago Infante fue desprovisto de su titularidad sobre el inmueble en cuestión. Dicha sentencia advino firme y final.

El 4 de abril de 2000, el Registrador hizo la calificación correspondiente y notificó diversas faltas en los documentos presentados. En cuanto al aviso de demanda de revocación de donación, el Registrador indicó que el mismo tenía que estar acompañado de orden y mandamiento judicial debidamente certificado. En cuanto a las escrituras de compraventa e hipoteca, determinó que el aviso de demanda presentado previamente impedía la inscripción de dichos documentos. Contra dicha determinación, Infante Robles, por conducto de su abogado, interpuso una solicitud de recalificación el 22 de abril de 2000. Junto con dicho escrito de recalificación se presentaron también una orden y un mandamiento de ejecución de sentencia expedidos por el tribunal de instancia. Tres días después de presentada la solicitud de recalificación, María Milagros Santiago Infante, hija de Infante Robles, presentó en el Registro una instancia jurada mediante la cual solicitó que se convirtiera en inscripción definitiva el aviso de demanda. El 27 de abril de 2000, el abogado de Infante Robles presentó en el Registro un escrito de recalificación complementario en el cual se hace referencia a la instancia mencionada y se pide la inscripción de todos los documentos pendientes.

El 15 de junio de 2000, el Registrador: 1) anotó el aviso de demanda; 2) inscribió la compraventa a favor de los esposos Maeso Traverso; 3) inscribió la hipoteca a favor del Banco Popular de Puerto Rico; y 4) canceló el aviso de demanda, lo convirtió en inscripción definitiva restituyendo el dominio sobre el inmueble a Infante Robles y canceló los asientos correspondientes a la compraventa y a la hipoteca por ser contradictorios al dominio de Infante Robles. El 22 de octubre de 2001, los esposos Maeso-Traverso, y el Banco Popular presentaron una demanda en el T.P.I. en contra de Infante Robles y sus hijas. Alegaron que eran los dueños legítimos del inmueble y que el Banco Popular era el titular de una hipoteca sobre el mismo. Los esposos Maeso Traverso fundamentaron su contención en que reunían...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba