Sentencia de Tribunal Apelativo de 10 de Mayo de 2013, número de resolución KLCE201300177

EmisorTribunal Apelativo
Número de resoluciónKLCE201300177
Tipo de recursoRecursos de certiorari
Fecha de Resolución10 de Mayo de 2013

LEXTA20130510-012 AAA v. Unión Independiente Autentica de Empleados de AAA

ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO

EN EL TRIBUNAL DE APELACIONES

REGIÓN JUDICIAL DE SAN JUAN-GUAYAMA

PANEL IV

AUTORIDAD DE ACUEDUCTOS Y ALCANTARILLADOS DE PUERTO RICO Peticionario v. UNIÓN INDEPENDIENTE AUTÉNTICA DE EMPLEADOS DE LA AUTORIDAD DE ACUEDUCTOS Y ALCANTARILLADOS Recurrido KLCE201300177 Certiorari procedente del Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de San Juan CASO NÚM.: KAC12-1063 SOBRE: ARBITRABILIDAD SUSTANTIVA

Panel integrado por su presidenta, la Jueza Fraticelli Torres, la Juez Ortiz Flores y el Juez Ramos Torres

Fraticelli Torres, Jueza Ponente

RESOLUCIÓN

En San Juan, Puerto Rico, a 10 de mayo de 2013.

La peticionaria Autoridad de Acueductos y Alcantarillados nos solicita que revoquemos la sentencia emitida el 11 de enero de 2013 por el Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de San Juan, que sostuvo el laudo de arbitraje emitido el 25 de septiembre de 2012 por un árbitro del Negociado de Conciliación y Arbitraje. El árbitro resolvió que tenía jurisdicción para atender los méritos de la controversia entre la AAA y la Unión Independiente Auténtica de Empleados de la AAA (Unión) en el Caso A-06-1602, a base de lo pactado por las partes en el Artículo IX del Convenio Colectivo.

Luego de examinar los planteamientos de la AAA, así como el alegato de la Unión y el derecho aplicable, resolvemos denegar la expedición del auto de certiorari solicitado.

Veamos los antecedentes fácticos y procesales que fundamentan esta decisión.

I

El 11 de octubre de 2005 la AAA notificó por escrito al empleado Pedro Maldonado Morales su destitución de forma no sumaria por no acatar las instrucciones impartidas por el señor Fernando Aponte, Gerente Auxiliar, de dar de baja o cortar el servicio de agua de los usuarios cuyas direcciones se indicaban en ciertos “job orders”. El empleado debía realizar los cortes de agua mediante la instalación del “magoo plug” y el retiro del contador existente, el que debía llevar a la oficina. No obstante, en unos casos el empleado solo cerró las llaves de paso del flujo de agua. En otro de los casos indicó que había un vehículo encima del contador y, al verificar esa información, el vehículo no se hallaba sobre el contador. La AAA concluyó que esas acciones constituían una violación del Reglamento de Normas y Conducta y Medidas Disciplinarias para Empleados Gerenciales de Carrera de la AAA. Específicamente, la AAA determinó que el señor Maldonado incurrió en la falta de insubordinación descrita en ese reglamento:

Grupo III

Insubordinación-

Negarse a cumplir con las órdenes o instrucciones de sus supervisores o supervisores compatibles con la facultad delegada en éstos y con las funciones y objetivos de la Autoridad.

La AAA también hizo referencia al Artículo 11 sobre Acumulación de Faltas, como sigue:

Acumulación de Faltas

  1. La comisión por parte del empleado de diferentes faltas sujetas a medidas correctivas o disciplinarias, que no sean la repetición de la misma falta, dentro de los períodos de prescripción que se establecen en el Artículo 12, se considerará como evidencia de que el empleado no puede adaptarse a las reglas y normas de conducta de la Autoridad y que debe separarse del empleo.

  2. Conforme se provee en el apartado anterior[,] se podrá destituir a todos empleado que reciba no menos de:

  3. Cinco amonestaciones escritas; o

  4. Tres suspensiones de empleo y sueldo; o

  5. Una combinación de tres amonestaciones escritas y dos suspensiones de empleo y sueldo.

    Inconforme con la determinación de la AAA, el 7 de diciembre de 2005 la Unión presentó una querella ante el Negociado de Conciliación y Arbitraje en la que alegó que la destitución no sumaria del empleado Pedro Maldonado se llevó a cabo mediante la aplicación injusta, arbitraria, caprichosa e improcedente del Reglamento de Normas y Conducta y Medidas Disciplinarias para Empleados Gerenciales de Carrera de la AAA, y sin brindarle las garantías del debido proceso de ley. Específicamente solicitó los siguientes remedios para el unionado: que la AAA dejara sin efecto la acción disciplinaria que tomó en contra del querellante y que lo restituyera a su puesto en la agencia con todos los derechos inherentes; que eliminara del expediente de personal del señor Maldonado todos los documentos relacionados con el caso; y que se atendiera la querella en vista evidenciaria, conforme a los términos y procedimientos del Artículo IX del Convenio Colectivo aplicable y vigente entre la AAA y la Unión.

    La AAA solicitó la desestimación de la querella al argumentar que el Negociado no tenía jurisdicción para entender en la controversia y que la querella se presentó ante el Negociado luego de expirado el término concedido en el Convenio Colectivo para presentarla. La contención de la AAA ante el árbitro fue que, aún si se tomaran como ciertas las alegaciones de la querella, esas alegaciones le imputan a la AAA incurrir en una práctica ilícita de trabajo, por lo que el Negociado de Conciliación y Arbitraje carece de jurisdicción para entender en ese asunto, ya que el foro con jurisdicción primaria y exclusiva para tramitar una alegada práctica ilícita de trabajo lo es la Junta de Relaciones del Trabajo.

    Es decir, la AAA también arguyó que, cuando una controversia trata sobre derechos públicos, porque el patrono interfiere o restringe los derechos de los empleados o sus condiciones y términos de trabajo, esa acción se convierte en una práctica ilícita de trabajo y la Junta de Relaciones del Trabajo es el foro con tiene jurisdicción exclusiva para atenderla. En su opinión, distinto es el caso que trata sobre derechos privados, en el que los tribunales o entes administrativos podrían tener jurisdicción para entrar a atender y resolver el asunto planteado.

    La AAA también argumentó que la Unión presentó la querella fuera de término, ya que lo hizo el 7 de diciembre de 2005, cuando ya había expirado el plazo dispuesto en el Convenio Colectivo para la presentación de la querella ante el Negociado, por lo que está prescrita.

    La Unión se opuso a la solicitud de desestimación de la querella y argumentó que el Convenio Colectivo 2005-2008 era el único acuerdo que podían utilizar las partes para llevar a cabo los procesos disciplinarios de los miembros de la Unión dentro de la AAA. En su lugar, la AAA utilizó unilateralmente el Reglamento de Normas de Conducta y Medidas Disciplinarias para Empleados Gerenciales de Carrera para imputarle al señor Maldonado las faltas que motivaron la acción disciplinaria y la notificación solo hizo referencia a esta fuente reglamentaria. La Unión sostuvo que el incumplimiento unilateral del patrono al no utilizar el Convenio Colectivo y alterar las condiciones de empleo de la unidad apropiada, hacían nula cualquier notificación y acción disciplinaria que la agencia hubiese llevado a cabo.

    Asimismo, la Unión sostuvo que la AAA tiene razón al argumentar que el foro con jurisdicción primaria y exclusiva para reclamaciones por alegadas prácticas ilícitas es la Junta de Relaciones del Trabajo. No obstante, señaló que las partes acordaron utilizar el remedio administrativo de arbitraje y, en específico, los servicios del Negociado de Conciliación y Arbitraje del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos en los casos de procesos disciplinarios por violaciones al Convenio Colectivo, por lo que no procedía el argumento de la AAA de que el Negociado carecía de jurisdicción sobre la materia para atender esta querella.

    La Árbitro determinó que la controversia a resolver era la siguiente:

    Determinar si poseemos jurisdicción para atender los méritos de la presente querella. De ser en la afirmativa, citar para vista en sus méritos.

    Para resolver esa controversia, la Árbitro examinó el Artículo IX(B) del Convenio Colectivo, que establece lo acordado por las partes en cuanto al procedimiento disciplinario a llevarse a cabo en el caso de un despido no sumario, entre otras medidas disciplinarias. La Árbitro concluyó que tenía jurisdicción para adjudicar la querella, porque el Artículo IX(A) del Convenio Colectivo establece que el procedimiento pactado por las partes para atender y resolver las querellas es el procedimiento de arbitraje del Negociado de Conciliación y Arbitraje. La Árbitro citó a las partes a la vista para dilucidar los méritos del caso, pautada para el 16 de mayo de 2013.

    Inconforme, la AAA impugnó el laudo parcial ante el Tribunal de Primera Instancia. Planteó que la Árbitro cometió tres errores: (1) al emitir un laudo sin tener jurisdicción, cuando lo que la Unión alega es una...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR