Sentencia de Tribunal Apelativo de 31 de Agosto de 2015, número de resolución KLAN201501055

EmisorTribunal Apelativo
Número de resoluciónKLAN201501055
Tipo de recursoApelación
Fecha de Resolución31 de Agosto de 2015

LEXTA20150831-037-

Estado Libre Asociado de Puerto Rico

TRIBUNAL DE APELACIONES

REGI�N JUDICIAL DE MAYAG�EZ-AGUADILLA

������������������������������������������������������������� PANEL XI

FRANCISCO J. RIVERA TORO ������� Apelante ��������������� ��������������� v. PEDRO J. GARCIA FIGUEROA ������ Apelados� KLAN201501055 Apelaci�n Procedente del Tribunal de Primera Instancia, Sala� de Mayag�ez Caso N�m.: I4CI201400150 Sobre: Cobro de Dinero

Panel integrado por su presidente, Juez Figueroa Cab�n, Juez Rivera Col�n y la Juez Nieves Figueroa.

Nieves Figueroa, Juez Ponente

SENTENCIA

En San Juan, Puerto Rico, a� 31 de agosto de 2015.

Comparece el Sr. Francisco J. Rivera Toro (en adelante �se�or Rivera� o �apelante�) y solicita que revoquemos la sentencia emitida el 28 de abril de 2015 por el Tribunal de Primera Instancia, Sala de Cabo Rojo (en adelante �TPI�). Mediante el referido dictamen, el TPI desestim� la demanda incoada por el apelante en contra del Municipio de Hormigueros (en adelante �Municipio� o �apelado�) bajo el fundamento de que la misma hab�a prescrito.

-I-

����������� El 28 de marzo de 2014, el se�or Rivera present� demanda en cobro de dinero en contra del Municipio y otros. Aleg� que el Municipio le adeudaba $39,898.00 m�s intereses legales aplicables por concepto de licencias de vacaciones por enfermedad y vacaciones regulares acumuladas desde el 1 de enero de 1997 hasta el 13 de febrero de 2002. Dichos balances se hab�an acumulado por su trabajo como alcalde del Municipio. Adem�s, sostuvo que requiri� infructuosamente en varias ocasiones el pago de dicha deuda al Municipio.

����������� Subsiguientemente, el Municipio y su Alcalde contestaron la demanda y negaron responsabilidad. Adujeron que la causa de acci�n del apelante estaba prescrita y que su balance de licencia por vacaciones y enfermedad hab�a sido transferido a la Autoridad de Energ�a El�ctrica, quien le hab�a pagado a este dichas licencias.

����������� As� las cosas, el 16 de diciembre de 2014 el Municipio y su Alcalde presentaron una moci�n de sentencia sumaria. Alegaron, en lo pertinente, que los siguientes hechos no estaban en controversia: que el apelante ces� sus labores como alcalde de Hormigueros el 12 de febrero de 2002, fecha en que fue suspendido de salario y sueldo; que el se�or Rivera fue destituido de su puesto como alcalde en el a�o 2005; que su destituci�n era retroactiva a la fecha de la suspensi�n; y que el apelante solicit� por primera vez el pago de sus licencias por vacaciones y enfermedad el 13 de septiembre de 2005. A base de lo anterior, sostuvieron que la causa de acci�n del apelante estaba prescrita toda vez que la primera reclamaci�n para el cobro de la deuda fue realizada luego de transcurrido el t�rmino prescriptivo de tres a�os establecido por ley en estos casos.

Por su parte, el apelante se opuso a la moci�n de sentencia sumaria presentada por el municipio y aleg� que el t�rmino prescriptivo comenz� a transcurrir a la fecha de su destituci�n, esto es, el 4 de mayo de 2005. El Municipio replic� a la oposici�n presentada por el se�or Rivera y reafirm� su posici�n a los efectos de que la causa de acci�n del apelante estaba prescrita.

����������� Atendidos los escritos de las partes, el TPI emiti�

Sentencia Sumaria el 28 de abril de 2015, y notificada el 7 de mayo de 2015, mediante la cual desestim� la demanda incoada por el se�or Rivera. El foro primario determin� que el apelante ces� sus labores como alcalde el 12 de febrero de 2002 y la primera reclamaci�n para cobrar el dinero adeudado se realiz� el 13 de septiembre de 2005. Resolvi� que la destituci�n del apelante en el a�o 2005 fue retroactiva a la fecha de su suspensi�n de empleo y sueldo y que, por eso, el periodo prescriptivo habr�a comenzado a transcurrir desde esa fecha. En fin, el foro de instancia concluy� que la causa de acci�n del apelante hab�a prescrito toda vez que hab�a transcurrido m�s de tres a�os desde la suspensi�n del apelante hasta el momento que se hizo la primera reclamaci�n de la deuda.

����������� Inconforme con la determinaci�n del TPI, el se�or Rivera acudi� ante nosotros y plante� la comisi�n de los siguientes errores:

Cometi� error el Hon. T.P.I. al dictaminar que la reclamaci�n del demandante y apelante estaba prescrita.

�����������

Cometi� error el Hon. T.P.I. al dictar sentencia sumaria en contra del demandante y apelante, habiendo controversia real sustancial de hechos esenciales y pertinentes, lo cual imped�a bajo la Regla 36.3 (e) de Procedimiento Civil, el dictar sentencia sumaria desestimando la demanda.

-II-

-A-

El Art. 1861 del C�digo Civil, 31 LPRA sec.

5291, dispone que �[l]as acciones prescriben por el mero lapso del tiempo fijado por la ley�. La prescripci�n es una de las formas establecidas en el C�digo Civil para la extinci�n de las obligaciones, derechos y acciones, por lo que acarrea la desestimaci�n de cualquier demanda presentada fuera del t�rmino previsto para ello. Maldonado v. Russe, 153 DPR 342, 347 (2001); 31 LPRA sec. 5241. Su prop�sito es �evitar la incertidumbre de las relaciones jur�dicas y castigar la inacci�n en el ejercicio de los derechos, ya que el transcurso del periodo de tiempo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR