Sentencia de Tribunal Apelativo de 28 de Febrero de 2018, número de resolución KLRA201700455

EmisorTribunal Apelativo
Número de resoluciónKLRA201700455
Tipo de recursoRecursos de revisión administrativa
Fecha de Resolución28 de Febrero de 2018

LEXTA20180228-096 - In Re: Vaqueria John A. Pagan Martinez Propietario Carmelo Pagan Cubano Administrador Querellado – v. Junta De Calidad Ambiental Querellada -

Estado Libre Asociado de Puerto Rico

TRIBUNAL DE APELACIONES

REGIÓN JUDICIAL DE SAN JUAN - CAGUAS

PANEL V

IN RE:
VAQUERÍA JOHN A. PAGÁN MARTÍNEZ
Propietario
CARMELO PAGÁN CUBANO
Administrador
Querellado – Recurrente
v.
JUNTA DE CALIDAD AMBIENTAL
Querellada - Recurrida
KLRA201700455
Revisión procedente de la Junta de Calidad Ambiental Res. Núm.: R-16-2-18 Caso núm.: OA-11-AG-176 Ref: 11-188 EPV-72-0010

Panel integrado por su presidente, el Juez Sánchez Ramos, la Jueza Grana Martínez y la Jueza Romero García

Sánchez Ramos, Juez Ponente

SENTENCIA

En San Juan, Puerto Rico, a 28 de febrero de 2018.

La Junta de Calidad Ambiental (la “JCA” o la “Junta”) impuso un número de multas a una empresa pecuaria, por haber concluido que la empresa incumplió con varias disposiciones reglamentarias de índole ambiental. Como explicaremos en mayor detalle a continuación, procede la confirmación de la determinación recurrida, pues el récord sustenta lo actuado por la Junta.

I.

A raíz de varias inspecciones llevadas a cabo en la empresa pecuaria perteneciente al señor John A. Pagán Martínez (el “Recurrente” o la “Vaquería”), los días 6 y 21 de septiembre de 2011, la JCA advino en conocimiento de un número de incumplimientos con varios de sus reglamentos. En consecuencia, el 19 de diciembre de 2011, la JCA emitió

una Orden Administrativa de cese y desista y de mostrar causa (la “Primera Orden”) contra la Vaquería.

La Primera Orden fue notificada el 18 de abril de 2012.

En esta, la Junta señaló que el Recurrente había incumplido con ciertas disposiciones del Reglamento para el Control de los Desperdicios Fecales de Animales de Empresas Pecuarias (el “Reglamento de Desperdicios”), del Reglamento para el Control de la Inyección Subterránea (el “Reglamento de Inyección”) y del Reglamento para el Control de la Contaminación Atmosférica (el “Reglamento de Contaminación”; en conjunto con el Reglamento de Desperdicios y el Reglamento de Inyección, los “Reglamentos”).

Por estos incumplimientos, la Junta le impuso al Recurrente varias multas, por una cantidad total de $73,000.00. Asimismo, se le ordenó: (1)

que cesara y desistiera de descargar desperdicios fecales de animales al terreno y estableciera las medidas de control necesarias para evitar que desperdicios fecales de animales ganaran acceso a cuerpos de agua; (2) que, de inmediato, al recibo de la referida orden, procediera a disponer de los desperdicios fecales de animales, tanto de la charca de oxidación como de la estercolera; (3) que, dentro de un término de veinte (20) días a partir del recibo de la Primera Orden, presentara un Plan de Cumplimiento que especificara cómo iba a corregir los problemas de operación y mantenimiento del sistema de manejo de desperdicios fecales de animales para prevenir las descargas de estos al terreno y a los cuerpos de agua; (4) que, dentro de un término de treinta (30)

días, presentara una modificación al Plan de Manejo de Desperdicios Fecales de Animales, que incluyera una revisión y actualización del sistema de manejo de los desperdicios fecales de animales de su vaquería; (5) que, de inmediato, cesara y desistiera de operar una fuente de emisión hasta que obtuviera los permisos de la JCA; (6) que, de inmediato, cesara y desistiera de operar dos (2) facilidades de inyección subterránea hasta que obtuviera los permisos de la JCA; (7) que cesara y desistiera de disponer los desperdicios fecales de animales en una finca no autorizada en el Plan de Manejo de Desperdicios Fecales de Animales. También se le citó a una vista, el 30 de abril de 2012, para que mostrase causa por la cual no se le debían imponer las multas propuestas.

El 23 de abril de 2012, el Recurrente presentó una moción en la que adujo haber corregido los señalamientos de la Primera Orden. Además, señaló que la vista para mostrar causa fue notificada en contravención a los términos dispuestos en la Ley Núm. 170 de 12 de agosto de 1988, según enmendada, conocida como la Ley de Procedimiento Administrativo Uniforme, 3 LPRA sec.

2101, et seq (“LPAU”). En esta misma fecha, el señor Carmelo Pagán Cubano (el “Administrador”) solicitó intervenir en los procedimientos, aduciendo ser el administrador de la Vaquería.

El 30 de abril de 2012, la JCA acogió el argumento del Recurrente y determinó

que estos habían sido notificados de la vista fuera de término, por lo que transfirió la misma para el 14 de junio de 2012. Asimismo, les dio tiempo adicional para que contestaran la Primera Orden y ordenó a las partes a intercambiar prueba y auscultar la posibilidad de un acuerdo.

El 15 de mayo de 2012, el Recurrente solicitó la desestimación de la Primera Orden (la “Solicitud de Desestimación”). Arguyó que los señalamientos que hizo la JCA en septiembre de 2011 fueron corregidos inmediatamente. Además, alegó que habían transcurrido más de seis (6) meses desde que se notificaron dichas deficiencias, por lo que la Junta había incumplido, sin justa causa, con el término que posee para resolver controversias ante sí, según lo dispuesto en la LPAU.

Luego de varios incidentes procesales, el 21 de junio de 2012, la JCA se expresó en torno a la Solicitud de Desestimación. La Junta señaló que, desde el 2006, la Vaquería ha sido objeto de señalamientos por parte de la JCA; que las alegaciones sobre el cumplimiento con dichas deficiencias carecen de prueba que las sustente; y que la Vaquería aún no había contestado la Primera Orden. Ese mismo día, la JCA presentó una Moción sobre Enmienda a Orden Administrativa, en la cual esbozó que, el 18 de junio de 2012, personal técnico de la JCA inspeccionó la Vaquería y advino en conocimiento de otras deficiencias -- entre estas, la instalación y operación de un generador eléctrico y la construcción y operación de dos pozos sépticos sin contar con los correspondientes permisos de la JCA. A tales efectos, adujo que procedía enmendar la Primera Orden a la luz de los nuevos hallazgos.

El 28 de junio, la JCA denegó la Solicitud de Desestimación. El 2 de agosto de 2012, la JCA emitió una Orden enmendada en la cual incluyó las infracciones encontradas en la inspección realizada el 18 de junio, para un total de diecisiete (17) señalamientos de infracciones a los Reglamentos, e impuso varias multas por la cantidad total de $103,000.00 (la “Orden Enmendada”).

El 6 de septiembre de 2012, el Recurrente presentó su contestación a la Orden Enmendada. Negó todas las alegaciones en su contra, con excepción de las alegaciones contenidas en los párrafos 12, 13 y 16. Ese mismo día, el Recurrente presentó una Moción informativa, en la que manifestó

haber presentado “lo solicitado en la Orden Administrativa, referente a las medidas implantadas y al Plan de Cumplimiento”.

Tras múltiples trámites procesales, que incluyeron tres cambios en la representación legal del Recurrente, y varias solicitudes de prórroga, finalmente el Oficial Examinador señaló la vista en su fondo para los días 16 y 17 de noviembre de 2015 y dio término a las partes para que presentaran el Informe de conferencia entre abogados, el cual presentaron el 12 de noviembre.

En la vista en su fondo, la JCA presentó el testimonio del único testigo que compareció, el agrónomo Edwin Rodríguez Montes (el “Agrónomo”), quien llevó a cabo las inspecciones a la Vaquería entre los años 2011-2012. Además, la Junta presentó como prueba documental los informes de inspección, en conjunto con las fotografías que evidenciaban las deficiencias señaladas.

Luego de evaluar toda la prueba documental y oral, la Junta concluyó que no se sostenían algunas de las imputaciones señaladas en la Orden Enmendada. Esto, luego de concluir que ciertas deficiencias habían ocurrido con anterioridad al 29 de enero de 2009, fecha en la que entró en vigor el Reglamento de Desperdicios. Por otro lado, encontró probadas varias de las actuaciones y omisiones de la Vaquería, por lo cual se sostuvieron multas ascendentes, en total, a $64,000.00. No obstante, la Junta, en consideración a las gestiones realizadas por la Vaquería con el fin de corregir las deficiencias, y en atención a la situación económica precaria por la que atravesaba dicha empresa, redujo en un cincuenta por ciento (50%) el total de las multas. Esta Resolución fue emitida por la Junta el 24 de febrero de 2016 y notificada, de manera defectuosa, el 29 de marzo de 2016 (la “Resolución”).[1]

La Resolución se re-notificó el 10 de abril de 2017. El 8 de mayo de 2017, la Vaquería solicitó reconsideración; señaló que la Resolución había sido notificada más de un año después de haberse celebrado la vista en su fondo, privando al Recurrente de un debido proceso de ley. Además, afirmó

que la grabación de la vista estaba incompleta; en específico, se refirió a parte del contrainterrogatorio al Agrónomo. La...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba