Sentencia de Tribunal Apelativo de 14 de Agosto de 2003, número de resolución KLAN0200162

EmisorTribunal Apelativo
Número de resoluciónKLAN0200162
Tipo de recursoApelación
Fecha de Resolución14 de Agosto de 2003

LEXTCA20030814-01 Pueblo de PR v.

Rivera Rivera

Estado Libre Asociado de Puerto Rico

EN EL TRIBUNAL DE CIRCUITO DE APELACIONES

CIRCUITO REGIONAL V DE PONCE Y AIBONITO

EL PUEBLO DE PUERTO RICO Apelado v. OMAR ANTONIO RIVERA RIVERA Apelante EL PUEBLO DE PUERTO RICO Apelado v. RAYMOND HERNÁNDEZ ORTIZ MIGUEL ÁNGEL DÍAZ TORRES Apelantes
KLAN0200162
KLAN0200177
Apelación procedente del Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de Aibonito BVI1999G0014 BPD1999G00131 BDC1999G0014 Apelación procedente del Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior De Aibonito BDP1999G0015

Panel integrado por su presidente, el Juez Brau Ramírez, el Juez Aponte Hernández y la Jueza Pabón Charneco.

Brau Ramírez, Juez Ponente

SENTENCIA

En San Juan, Puerto Rico, a 14 de agosto de 2003.

-I-

Los apelantes, Raymond Hernández Ortiz, Miguel Díaz Torres y Omar Rivera Rivera solicitan la revisión de una sentencia emitida el 25 de enero de 2002 por el

Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de Aibonito, que encontró culpables a los apelantes de los delitos de secuestro, 33 L.P.R.A. sec. 4178, tentativa de robo, 33 L.P.R.A. secs. 3121 y 4279, y asesinato en primer grado, 33 L.P.R.A.

secs. 4001 y 4002.

Los delitos se relacionan a ciertos hechos ocurridos en el pueblo de Comerío el 27 de marzo de 1999 que resultaron en la muerte del señor José Gilberto Carrasquillo Rivera.

El Tribunal impuso a los apelantes penas concurrentes que totalizan 99 años de prisión.

Confirmamos.

-II-

A los apelantes se les imputó originalmente haber secuestrado y haber agredido a don José Gilberto Carrasquillo Rivera, conocido como don Gilberto, un anciano de 69 años de edad que padecía de sus facultades mentales. Estos hechos ocurrieron en la noche del 28 de marzo de 1999, en el Barrio Río Hondo I y el sector La Canoa de Comerío.

El testigo principal contra los apelantes fue Eliseo Rivera Rivera, quien a la fecha de los hechos tenía 14 años de edad y quien estuvo presente la noche de los hechos. Alegadamente, el joven Rivera permaneció en el lugar en contra de su voluntad porque los apelantes lo forzaron a hacerlo. A los apelantes se les imputó haber restringido ilegalmente de su libertad a éste.

Los apelantes fueron denunciados en abril de 1999, por los delitos de tentativa de asesinato, 33 L.P.R.A. secs. 3121 y 4001; tentativa de robo, 33 L.P.R.A.

secs. 3121 y 4279, secuestro, 33 L.P.R.A. sec. 4178, infracción al artículo 19 de la Ley de Propiedad Vehicular, por apropiación ilegal de un radio, 9 L.P.R.A. sec. 3218 y restricción a la libertad, 33 L.P.R.A. sec. 4171.

Posteriormente, don Gilberto falleció, imputándose a los apelantes su asesinato.

La vista preliminar del caso fue celebrada el 16 de julio de 1999. El Tribunal determinó la existencia de causa para acusar a los apelantes por asesinato en primer grado, secuestro agravado, tentativa de robo, restricción a la libertad y violación al artículo 19 de la Ley de Propiedad Vehicular.

Durante la vista, se informó que los agentes del Orden Público habían levantado huellas al vehículo de la víctima, los resultados de las cuales no habían sido corroborados.

Se designaron abogados de oficio para los apelantes. Luego de otros incidentes, se enmendó la acusación para imputar a los apelantes asesinato en primer grado en su modalidad estatutaria (“felony murder”).

Para febrero de 2001, los apelantes solicitaron la entrega de los análisis de las huellas dactilares. El Ministerio Público expresó desconocer el resultado de las pruebas. El 17 de abril de 2001, el Ministerio Público informó que la División de Servicios Técnicos de la Policía no había suministrado los nombres de las personas para hacer la comparación de las huellas, por lo que el análisis no se había producido.

Por orden del Tribunal, los agentes del Estado procedieron a hacer la comparación pertinente con las huellas de los apelantes. El resultado del análisis fue que las huellas levantadas no eran compatibles con la de los tres apelantes.

En mayo de 2001, los apelantes solicitaron la desestimación de la acusación, alegando que el Estado había ocultado evidencia absolutoria. Mediante resolución del 24 de agosto de 2001, el Tribunal de Primera Instancia denegó este planteamiento, concluyendo que, aunque el resultado de los análisis resultaba exculpatorio, el Ministerio Público no había tenido dicha prueba durante la vista preliminar.

Los apelantes solicitaron que se citara al Fiscal como testigo.

Luego de otros incidentes, se celebró el juicio del caso entre el 10 de septiembre y el 16 de noviembre de 2001. El proceso fue ventilado ante un jurado.

El Ministerio Público presentó el testimonio de Guillermo Rivera Rivera, Nilza Cruz Meléndez, Nelson Rivera Ortiz, José Rivera Vázquez, Juan C. Rivera Rivera, Eliseo Rivera Rivera, Ángel Galera, William Ríos Santiago y Rosa Rodríguez. Las partes estipularon los testimonios de Antonio Quiñónez Flores y de Ángel Lineras Oliver. El Ministerio Público no presentó otros tres testigos que habían sido anunciados: el agente Héctor Quiles del cuartel de Comerío, y los familiares de don Gilberto, José Carrasquillo Cruz y Ramonita Carrasquillo.

El primer testigo presentado por el Ministerio Público lo fue el señor Guillermo R. Rivera Rivera, yerno de la víctima. Este declaró que es contratista y se dedica a la construcción.

El 27 de marzo de 1999 estaba realizando la reparación de un puesto de gasolina en Comerío. Salió de su trabajo a las 6:45 p.m. Tomó la Carretera 156 hacia su residencia.

A eso de las 7:00 p.m.

observó el automóvil de su suegro, un Corolla color azul, en el estacionamiento del restaurante “La Curva del Tamarindo”. El negocio es conocido como “la casa de Marrero”.

Se detuvo en el negocio y observó a su suegro, quien se estaba tomando una cerveza. El testigo no se detuvo a hablar con él. Su suegro contaba con 69 a 70 años de edad. Era su suegro desde hacía 26 años. Lo vio desde la puerta, luego se montó en su carro y se fue hacia su casa.

Llegó a su casa como a las 7:30 de la noche. No recuerda las otras personas que estaban en el negocio. No habló nada con Don Gilberto porque cuando él bebía se descontrolaba y peleaba con su suegra y con un cuñado que tiene. Cuando llegó a su casa le informó a su esposa que Don Gilberto estaba bebiendo en casa de Marrero.

La agente Nilza I. Cruz Meléndez declaró que era Policía hacía 15 años, y que se encontraba adscrita al cuartel del Distrito de Comerío.

El 28 de marzo de 1999, se desempeñaba como radio operadora y retén en el Cuartel de Comerío. Comenzó funciones a las 8:00 a.m.

A esa hora, se presentó la Sra. Sonia Carrasquillo y le informó que su padre estaba desaparecido desde las once de la mañana del día anterior y que no había llegado a su casa. Ella preparó el correspondiente informe de persona desaparecida.

Ese mismo día, alrededor de las 10:00 a.m., recibió una llamada anónima, en la que se le advirtió que unos individuos desmantelaban un automóvil hurtado en el Sector La Canoa del Barrio Río Hondo.

La agente Cruz Meléndez transmitió la información al agente Nelson Rivera, quien investigó. El agente Rivera le informó que en el lugar había un vehículo Toyota, color azul, cuyo número de tablilla terminaba en 057. La testigo indagó en la Comandancia de Caguas. La información del vehículo correspondía a la del desaparecido José Carrasquillo Rivera.

Le preguntó a la Sra. Carrasquillo sobre la ropa que vestía el desaparecido, nombres de amigos y familiares, así como las circunstancias de su vehículo de motor. La Sra. Carrasquillo le informó que su padre padecía de sus facultades mentales. En el informe consignó que el señor Carrasquillo había desaparecido el día 27 de marzo de 1999, a las 11:00 a.m. El Sr.

Guillermo Rivera no acompañó a la Sra. Sonia Carrasquillo al cuartel.

El agente Nelson Rivera Ortiz declaró que era Policía Municipal de Comerío desde 1998. El día de los hechos estaba en la patrulla con el agente estatal José Rivera Vázquez.

Recibió una llamada de la agente Nilza Cruz, quien le informó que estaban desmantelando un vehículo en el Sector La Canoa de Río Hondo de Comerío. Fue con el compañero Rivera Vázquez y vieron el automóvil Corolla color Turquesa, el cual estaba en el sector La Canoa, con el cristal trasero derecho abierto. Dentro del mismo había un estuche de gafas que contenía gafas y llaves.

En la parte posterior del vehículo, correspondiente al cristal trasero, había un rotén negro que medía aproximadamente dos pies de largo. El sector La Canoa era boscoso y rocoso.

Al vehículo le habían arrancado el radio y tenía la cablería por fuera.

La tablilla del vehículo era BSY057 y le fue informado por la agente Cruz que pertenecía al Sr. José

Carrasquillo Rivera.

El teniente de turno le indicó custodiar el vehículo, porque aparentaba ser el de la persona que había desaparecido el día anterior. El teniente llegó con el agente Héctor Quiles. Les dio instrucciones de que buscaran el área, para ver si encontraban a la persona. Procedieron a cruzar un río, era un sitio boscoso y rocoso.

A los cinco minutos de búsqueda, el agente Quiles les informó que había una persona acostada en una piedra boca arriba, que tenía un pantalón marrón y guayabera blanca, el cual se veía en mal estado de salud. Tenía laceraciones en los brazos y picadas de hormigas. En la cabeza tenía una herida sangrante, le estaba sangrando la lengua y tenía una camisa de manguillo (camisilla) amarrada al cuello, con el nudo hacia el frente.

El agente Quiles le quitó la camisilla que tenía amarrada al cuello. Le tomó el pulso y verificó que tenía. La persona no respondía.

Llamó por la radio al teniente Rafael Santiago y éste llamó a la ambulancia, porque la persona se veía en mal estado de salud.

El agente Quiles y él improvisaron una camilla con las manos. Había otras personas que los ayudaron, movieron la guagua, para ubicarlo en la parte de atrás.

En el trayecto la persona se quejaba y señalaba hacia la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR