Luz verde al gasoducto

Por Gerardo E. Alvarado León

galvarado@elnuevodia.com

Tras asegurar que ya se completaron todos los trámites relacionados al proyecto a nivel estatal, Cordero anticipó que la solicitud de permiso conjunto del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE) podría obtenerse este mismo mes.

Así las cosas, podría afirmarse que el gasoducto está a la merced del USACE, agencia federal que actualmente evalúa el plan de mitigación a humedales sometido por la AEE el miércoles pasado. El USACE tiene jurisdicción sobre los cuerpos de agua navegables y los asociados a estos. Los humedales son terrenos que la mayoría del tiempo están cubiertos por agua.

El consultor externo de la AEE, Daniel Pagán, contó que cuando la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) endosó el gasoducto en abril pasado, lo hizo condicionado a que, entre otras cosas, la corporación pública preparara un plan de mitigación a humedales. La política pública federal es que no haya pérdida de humedales y por eso, cuando un proyecto supone algún impacto a este recurso, la agencia proponente presenta un plan para mitigar o compensar ese efecto negativo.

Pagán detalló que el gasoducto impactaría un total de 314.74 acres de humedal, sin embargo, aseguró, solo 1.68 de esos acres recibirán un impacto permanente.

El resto, dijo, se considera un impacto temporero porque el humedal volverá a su estado natural, como mínimo, en un período de un año.

"La mitigación va a ser en el Caño Tiburones, en Arecibo, porque está dentro de la alineación del proyecto", dijo Pagán al precisar que la mitigación será a razón de .1 a 1, es decir, que por cada acre de humedal impacto, se repondrá .1 acre.

Para llegar a ese cálculo, contó Pagán, la AEE recurrió a un modelo utilizado en el estado de Florida conocido como UMAN, que considera, entre otras cosas, la vegetación, hidrología y cantidad de especies que habitan en el humedal. Según el modelo, al considerar la razón de .1 a 1 en los 314.74 acres de humedal que serían impactados, la mitigación serían 31 acres. Sin embargo, la AEE repondrá 39. "Estamos mitigando más de lo que se requiere", insistió el funcionario.

Simultáneamente, añadió Cordero, la AEE espera por la "opinión biológica" que el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) emitirá sobre tres especies en peligro de extinción que podrían afectarse con el gasoducto: la boa puertorriqueña, el falcón de sierra y el guaraguao de bosque. "Nos van a decir cuál va a ser el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba