Con manos atadas para fiscalizar

Luego de reconocer que el nepotismo es una manifestación de la corrupción pública, el director de la Oficina de Ética Gubernamental (OEG), Luis Pérez Vargas, apuntó hacia el Tribunal Supremo y la Asamblea Legislativa, al señalar que han limitado el campo de acción de esa dependencia para penalizar ese mal en la administración pública.En entrevista con El Nuevo Día, Pérez Vargas explicó que, a menos que alguien admita haber ejercido presión o haber sido sometido a coerción o recibido influencia de un servidor público, es muy difícil evidenciar que la contratación a un puesto gubernamental se dio por la intervención directa del funcionario que es familiar del reclutado.La Ley de Ética Gubernamental establece, entre sus prohibiciones, que "la autoridad nominadora o un servidor público con facultad de decidir o de influenciar a la autoridad nominadora no puede intervenir, directa o indirectamente, en el nombramiento, ascenso, remuneración o contratación de su pariente".A pesar de la prohibición, el director ejecutivo aseguró que la oficina "tiene las manos un poco atadas", especialmente en cuanto al esquema de influenciar nombramientos, en parte debido a una decisión del Tribunal Supremo de 2013.La determinación estuvo relacionada con una querella que la OEG había presentado en contra del representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) Pedro "Pellé" Santiago, mientras era empleado del Municipio de Toa Baja, por presuntamente haber influenciado la contratación de su hermano en dicho ayuntamiento.El máximo foro judicial falló en contra de la OEG, relató Pérez Vargas, al plantear que el mero hecho de que un funcionario tenga la capacidad de influenciar el nombramiento de un pariente no justifica una querella, "a menos que se pueda probar que en efecto la persona ejerció esa capacidad de influenciar, no así en el caso de la persona con capacidad de nombrar"."Por eso es que se dan los casos de cuando hay padres e hijos, o hermanos, o suegros porque ese espíritu de la ley, de la capacidad de influenciar, el tribunal la derrotó", argumentó el director de Ética Gubernamental.Un análisis de la Unidad de Investigación y Datos de El Nuevo Día encontró 142 casos de nepotismo en 54 de un total de 170 entidades públicas, hasta el momento de publicación de esta serie investigativa, lo que no descarta otros casos.Pérez Vargas resaltó también que, a finales del año pasado, sometió ante la Asamblea Legislativa un proyecto revisado para enmendar la actual Ley...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba