Perron V. Corretjer, 1982, 113 D.P.R. 593

Autor:Dra. Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:79-81
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 79

Parental Kidnapping Prevention Act.

Hechos: Reed Perron y Consuelo Corretjer contrajeron matrimonio en el

Page 80

estado de Nueva York. Procrearon dos hijas. El domicilio y hogar permanente de las niñas estuvo ubicado en Nueva Jersey. En una visita de la señora Corretjer a sus familiares en la isla, decidió establecer su residencia con la niñas en Puerto Rico. Radicó una petición de custodia en el Tribunal Superior de Puerto Rico, solicitó pensión alimentaria y que se prohibiera sacar a las niñas de la isla. El señor Perron fue emplazado el mismo día de la radicación de la petición, sin que el Tribunal hubiera adquirido jurisdicción sobre aquél.

El señor Perron se trasladó a Puerto Rico. Luego regresó a Nueva Jersey donde radicó la demanda de divorcio y solicitó la custodia de las menores. El tribunal de Nueva York otorgó al padre la custodia de las niñas. Por ello presentó una petición de hábeas corpus en el Tribunal Superior de Puerto Rico. El tribunal de Puerto Rico dictaminó que tenía jurisdicción concurrente con el tribunal de Nueva Jersey y decidió ejercer la suya. Concluyó que la madre no había violado las disposiciones del P.K.P.A. estimar que no era un caso de secuestro “ya que el padre en todo momento ha tenido conocimiento de dónde se encontraban las menores”.

Controversia: Si aplica el P.K.P.A.

Decisión del Tribunal Supremo: Modifica la sentencia. El decreto del Tribunal Superior de Nueva Jersey, sin que medien circunstancias especiales de urgencia, por la tardanza en la notificación no cumple con esta etapa con el requisito del debido proceso de la P.K.P.A. y, por ende, no es acreedor a que los tribunales de Puerto Rico le confiera entera fe y crédito.

Fundamentos legales: El Congreso de los Estados Unidos aprobó el P.K.P.A. para desalentar la práctica de secuestro de los hijos por parte del progenitor que no había podido prevalecer en un pleito de custodia. El Congreso consideró que la seguridad, estabilidad y continuidad de las relaciones parentales eran parte integral del desarrollo de todo menor y que la práctica de “secuestro o retención de un menor” iba en detrimento de la consecución de esos postulados. Para frenar dicha práctica se legisló el P.K.P.A. cuya característica medular es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA