Un plan con beneficios y certezas

 
EXTRACTO GRATUITO

Para el representante del gobierno ante la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Elí Díaz Atienza, aprobar el plan de ajuste, radicado en la corte federal el pasado viernes, será clave para que Puerto Rico adopte los cambios administrativos y reformas estructurales que son necesarias para su recuperación económica.Omar Marrero, director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), coincidió con Díaz Atienza, pero con un lenguaje más directo: aprobar un plan de ajuste de deuda (POA, por sus siglas en inglés) significa avanzar un paso más "para salir de la JSF".En su primera entrevista conjunta como integrantes del equipo fiscal del gobierno, Díaz Atienza y Marrero explicaron por qué la gobernadora Wanda Vázquez Garced decidió respaldar el plan que ha propuesto la JSF. Este plan recorta las pensiones a cuatro de cada 10 jubilados; pagaría una centavería a miles de contratistas y suplidores del gobierno y recortaría más de la mitad del principal a ciertos bonos del gobierno en manos de inversionistas puertorriqueños o fondos mutuos establecidos en la isla."Ese plan nos va a obligar a implementar las medidas fiscales que se necesitan. Si no implementamos, no hay sobrantes y si no hay sobrantes, no podremos lograr la restauración de beneficios que se propone en el plan", explicó Díaz Atienza."El gobierno va a estar bajo la presión de ajustar sus finanzas y de ser más eficiente. Creo que eso trabaja en beneficio de todos", agregó Díaz Atienza.Según el POA, de ser aprobado como se presentó, si el gobierno maneja bien su presupuesto y luego de pagar sus obligaciones quedan con sobrantes, una tajada de ese superávit regresaría a los pensionados que vieron recortes. Si el gobierno implementa medidas de eficiencia que redunden en una mejor prestación de servicios y ahorros monetarios, parte de esos ingresos también se destinarían en beneficio de los empleados públicos.Dado que un POA podría ser el equivalente de una ley federal, una vez sea aprobado, el gobierno de Puerto Rico estaría obligado a cumplir con ese pacto.Según Marrero, incorporar lenguaje en el POA para que, en caso de sobrantes, se destine una partida para restituir beneficios fue uno de los mecanismos que impulsó la administración en aras de hacer contrapeso a los recortes que afectarán el presupuesto de la gente.Dicho mecanismo sería adicional al fideicomiso para el pago de pensiones, indicó Marrero, al plantear que si bien el gobierno se opone a los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA