El poder de las ciencias en las comunidades

La depresión y ansiedad, como consecuencia de la incertidumbre y la pérdida de ingresos que trajo consigo la pandemia por el COVID-19, siguen siendo algunas de las mayores preocupaciones que enfrentan las comunidades más marginadas y vulnerables a casi un año de la emergencia.Dos foros realizados por la organización sin fines de lucro Ciencia Puerto Rico (CienciaPR) revelaron, además, que permean inquietudes sobre las vacunas contra el coronavirus y su confiabilidad, y el efecto que pueda tener en la salud de los adultos mayores la interrupción en sus citas médicas rutinarias ante el temor a un contagio, detalló la doctora Mónica Feliú Mójer, directora de Comunicaciones de CienciaPR."En general, siempre ha habido una falta de contenido científico que sea preciso, accesible y relevante a la cultura puertorriqueña, pero durante la pandemia esto se ha recrudecido. En Puerto Rico, por ejemplo, por nuestra situación colonial muchas veces esperamos a que salgan guías de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y… en un escenario de emergencia cada momento que pasa sin que la gente tenga la información correcta para protegerse cuesta salud y podría costar vidas", sostuvo.Durante los foros, participantes expresaron también sentirse "abrumados" por la cantidad de información disponible y por no siempre tener claro dónde encontrar datos adecuados y confiables. Otros dijeron estar preocupados por el rezago académico que podría generar la educación a distancia entre niños y jóvenes con déficit de atención, ansiedad y otras condiciones.Ante estos resultados y la necesidad de allegarle a las comunidades información científica precisa, accesible, realista y fácil de adaptar, CienciaPR -con el apoyo de otras entidades- lanzó ayer la campaña "Aquí nos cuidamos", que consta de cuatro colecciones de servicio público con recursos informativos y educativos."Nuestra colección lo que quiere es traer esperanza realista. Sabemos que estamos en algo duro, que no es algo de lo que vamos a salir de la noche a la mañana, pero la ciencia y la solidaridad sí nos da esperanza y nos da herramientas para protegernos y para proteger a la gente que queremos", añadió Feliú Mójer.En el primer intercambio virtual se registraron 62 organizaciones, con representatividad de 28 municipios. El segundo, en el que participaron 36 personas, estuvo enfocado en la comunidad sorda que, entre otras cosas, expresó frustración por la barrera de comunicación que representa...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba