Pueblo V. Chévere Heredia 1995, 139 D.P.R. 1

AutorDra. Ruth E. Ortega-Vélez
Páginas245-247

Page 245

Opinión sobre Cuestión Ultima. Efecto de Error en Admisión de Evidencia. Hechos: En 1989, la menor E.G.R. presentó una declaración jurada que sirvió de base para determinar causa probable para el arresto de Cruz Chévere Heredia y su hijo Ángel Chévere Rivera. En la misma, la joven de 13 años alegó que tanto el padre como el hijo la sodomizaron en varias ocasiones en la Funeraria, negocio de estos. El Ministerio Público presentó tres acusaciones contra Chévere Heredia y tres contra Chévere Rivera por los delitos de violación técnica, sodomía e infracción a la Ley de Armas. Contra este último se presentaron cargos adicionales por el delito de actos lascivos e impúdicos, alegadamente cometidos contra otra menor de quince años. En 1990, en la vista preliminar, la menor E.G.R. alteró su testimonio e imputó los hechos a su padrastro, por lo que el tribunal determinó que no existía causa probable contra los Chéveres. El tribunal ordenó colocar a la menor bajo la custodia de la Unidad de Protección a Testigos del Departamento de Justicia. En violación a dicha orden, la niña fue entregada a un tío materno.

El Ministerio Público acudió en alzada. La menor retornó a su versión original y se encontró causa probable contra padre e hijo en todos los casos. Chévere Heredia fue encontrado culpable por violación técnica y por sodomía. Chévere Rivera fue condenado a presidio por violación técnica, por sodomía e infracción a la Ley de Armas.

En el juicio, la psicóloga de la menor testificó que esta había sido violada y sodomizada y que fueron los acusados las personas que cometieron tales actos. Otros psicólogos también declararon, de tal forma que dejaron establecidos los

Page 246

elementos de los delitos imputados. Quiere decir que la prueba desfilada fue creída y la misma versa sobre todos y cada uno de los elementos exigidos por el ordenamiento penal de Puerto Rico para configurar los delitos de violación técnica, sodomía e infracción a la Ley de Armas.

El tribunal de instancia denegó la reconsideración. Apelaron ante el Tribunal Supremo. Estando pendiente el recurso de apelación, se presentó ante el foro de instancia una moción de nuevo juicio acompañada de una declaración jurada del padre de la menor manifestando que esta le había indicado que uno de los apelantes era inocente. Instancia denegó la moción de nuevo juicio.

Controversia: Si la prueba fue o no sostenida al comprobarse que la supuesta perjudicada es una persona que miente en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba