Pueblo V. Hernández Pérez 1966, 93 D.P.R. 182

AutorDra. Ruth E. Ortega-Vélez
Páginas322-323

Page 322

El Carácter como Prueba Circunstancial.

Hechos: Eleuterio Hernández Pérez, fue acusado de ocasionar la muerte a un ser humano al hacerle varios disparos con un revólver infiriéndole una herida que le ocasionó la muerte; y de tener un arma en su posesión y dominio y de portarla sin licencia- infracción a los Arts. 6 y 8 de la Ley de Armas. Fue condenado a cumplir una pena indeterminada de 15 a 30 años de presidio en el delito de homicidio voluntario en grado subsiguiente, otra de 2 a 4 años de presidio por la infracción al Art. 8 de la Ley de Armas y a un año de cárcel por la infracción al Art. 6 de la Ley.

Controversia: Si erró el tribunal al no permitir que se impugnara a la testigo Carrera Ruiz aduciendo prueba de conducta contraria a la alegada por ella y consistente en varios casos de alteración a la paz por los cuales había sido sentenciada, permitiéndolo únicamente en aquellos casos en que la testigo había hecho alegación de culpabilidad.

Decisión del Tribunal Supremo: Confirma las sentencias que condenan al acusado por homicidio voluntario y por infracción a la Ley de Armas.

Fundamentos legales: (1) La testigo de cargo, Providencia Carrera Ruiz, mujer del occiso, testificó en contrainterrogatorio que nunca había discutido con el apelante; que nunca lo ofendió de palabras; que nunca alteró la paz; que nunca discute con nadie; que no le gusta discutir. No se permitió preguntarle si nunca altera la paz y si había pagado multa por alterar la paz pero añadió el tribunal de instancia que estas preguntas son permisibles si hubiere prueba de que se ha declarado culpable. Se admitió prueba de que seis años atrás la testigo se declaró culpable de alterar la paz y que en otro caso en que fue denunciada por el mismo delito, testificó que creía que no se declaró culpable.

De acuerdo con la Ley de Evidencia, un testigo puede ser tachado por la parte contraria mediante evidencia contradictoria o de que su reputación en cuanto a veracidad, honradez o integridad es generalmente mala; pero no con evidencia de determinados actos reprobables salvo que podrá probarse mediante el examen del testigo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba