Pueblo V. Rodríguez, 2015 T.S.P.R. 139

Autor:Dra. Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:347-353
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 347

Procedimiento Criminal - Moción de Nuevo Juicio: Solicitud bajo la Regla

Page 348

188(a) de Proc. Criminal.

Hechos: El 10 de marzo de 2012, la señora L.G. estudiante universitaria en los Estados Unidos, llegó a Puerto Rico para colaborar en un proyecto de investigación junto a otros estudiantes. El grupo habría de residir por varias semanas en el Condominio Ashford Imperial en el Condado, donde la señora

L.G. ocupaba un apartamento en el piso 18 con una compañera de estudios. Por hechos ocurridos en la madrugada del 14 de abril de 2012, el Ministerio

Público presentó una denuncia por el delito de agresión sexual contra el señor William J. Rodríguez, un guardia de seguridad del Condominio Ashford Imperial. Según la denuncia, durante su turno de trabajo, el señor Rodríguez violó a la señora L.G. cuando esta regresaba a su apartamento.

En el juicio testificaron la señora L.G., el doctor que la examinó luego de la agresión sexual y los agentes de la Policía de Puerto Rico que investigaron el crimen. El tribunal recibió como evidencia las pruebas médicas realizadas a la víctima y el informe médico, así como el informe del Instituto de Ciencias Forenses, el certificado de análisis forense de ADN y los expedientes médicos de la perjudicada. Además, recibió el informe preparado por la agente de delitos sexuales que llevó a cabo la investigación, las fotografías de la escena, un video del vestíbulo del Condominio Ashford Imperial —que proyectaba el área donde la víctima y el acusado se encontraron la noche de los hechos— y un video de la escalera para acceder a la azotea del condominio, donde eventualmente ocurrieron los hechos.

Durante su turno para contrainterrogar a la víctima, la defensa del imputado impugnó la credibilidad de su testimonio. Le preguntó si ella o su familia habían contratado a un bufete de abogados para presentar una demanda por los daños sufridos como consecuencia de la agresión sexual cometida en su contra. La fiscalía objetó esta línea de preguntas, pero luego de discutirlo con los representantes de cada parte el juez permitió que la defensa continuara. La testigo negó tener la intención de presentar una demanda civil por daños.

La defensa volvió a preguntar si la víctima fue acompañada por un representante legal a la vista preliminar. La víctima contestó todas las preguntas en la negativa. Antes que comenzara el juicio, la defensa ya había indagado sobre el interés económico de la señora L.G. en dos ocasiones. Particularmente, la defensa había solicitado que se tomara conocimiento judicial de unas anotaciones que realizó el juez que presidió la vista preliminar. Según alegó la defensa, el juez indicó en las notas que la señora L.G. compareció a la vista acompañada por el licenciado Casellas, quien había sido su compañero de trabajo. Se desprende de las notas que el juez informó a los presentes que conocía al licenciado Casellas, quien comparecía como amigo de la familia de la víctima. El tribunal se negó a tomar conocimiento judicial de estas anotaciones. La defensa solicitó que el tribunal ordenara que el juez que presidió la vista preliminar compareciera como testigo de la defensa, solicitud que también fue denegada.

El jurado emitió un veredicto unánime de culpabilidad por el delito de agresión sexual. Antes del acto de lectura de sentencia, el señor Rodríguez solicitó que el T.P.I. le concediera un nuevo juicio a base de que contaba con prueba nueva para impugnar a la testigo principal. Esta nueva evidencia consiste

Page 349

en que el 18 de marzo de 2013, la víctima y sus padres habían presentado una demanda sobre daños y perjuicios en el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico en contra del Condominio Ashford Imperial. Reclamaron $4.7 millones como compensación. El señor Rodríguez sostuvo que la prueba nueva confirmaba la teoría de la defensa de que la víctima tenía un motivo pecuniario para mentir e imputarle falsamente la comisión del delito al señor Rodríguez. Recordó al tribunal que durante el contrainterrogatorio la víctima fue cuestionada sobre su intención de instar una acción civil por los daños y perjuicios sufridos a raíz de la violación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA