Pueblo V. Turner Goodman, 1981, 110 D.P.R. 734

Autor:Dra. Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:414-415
 
EXTRACTO GRATUITO
Síntesis: Jurisprudencia Procedimiento Criminal
414
PUEBLO V. TURNER GOODMAN,
110 D.P.R. 734, 81 J.T.S. 21 (IRIZARRY YUNQUE)
Doctrina sobre Arresto, Registro y Allanamiento. Agentes del Orden
Público.
Hechos: En la madrugada del 7 de marzo de 1979, agentes de la División
de Drogas y Narcóticos de la Policía se personaron en el apartamiento del
acusado Donald Turner Goodman para diligenciar una orden de arresto
librada en su contra por alegada infracción de la Ley de Sustancias
Controladas. Los agentes se identificaron como policías, y el acusado, a
medio vestir, les abrió. Inmediatamente los agentes entraron al apartamiento
seguidos por periodistas de diferentes periódicos y reporteros con cámaras
de televisión. La versión de los hechos de aquí en adelante es conflictiva.
Víctor Millán Cruz, agente de la División de Drogas, declaró que tan
pronto entró al apartamiento vio unas plantas en el balcón que le parecían ser
de marihuana, y se incautó de ellas. El análisis químico dio positivo. Turner
fue acusado por la posesión ilegal de dichas plantas. La versión del Sr.
Turner desmiente lo declarado por el agente del Estado. Dijo que los policías
entraron a su residencia, lo sujetaron a él y a su esposa y procedieron a
registrar todo el apartamiento. Describió el apartamiento y su configuración
para demostrar que el balcón no era visible desde la entrada. Ello quedó
corroborado mediante planos, fotografías y un croquis hecho en una pizarra.
Declaró que las plantas de marihuana, que estaban sembradas en unos
tiestos, no eran visibles desde la sala, porque estaban en el balcón tras el
acondicionador de aire.
Mientras los agentes registraban, los periodistas tomaban notas y los
camarógrafos tomaban películas. Entre agentes y reporteros había ocho
personas. Se llevaron arrestados al Sr. Turner y a su esposa. El juez de
instancia declaró nulo el registro por ser ilegal. El Pueblo recurre ante el
Tribunal Supremo.
Controversia: Si las plantas de marihuana fueron incautadas válida-
mente por estar a "plena vista" del agente y no ser producto de un registro.
Decisión del Tribunal Supremo: El juez de instancia aquilató las
versiones conflictivas de los hechos, creyó la versión del acusado y descartó
la de los agentes; por tanto, confirma la sentencia.
Fundamentos legales: El mero hecho de que los agentes policíacos
tengan una orden de arresto válida no justifica el registro total de un hogar
donde se encuentra el acusado y el mero hecho de que exista causa probable
para creer que objetos sujetos a allanamiento están en un hogar no justifica
un registro sin orden. A los fines de la Enmienda IV, hay una diferencia
constitucional entre hogares y automóviles. El derecho a la intimidad cobra
mayor importancia cuando el Estado interviene en los hogares de los
ciudadanos. Solamente bajo circunstancias excepcionales se justifica el
registro de una residencia, sin orden de allanamiento.
No puede justificarse el allanamiento bajo la jurisprudencia que permite
registros incidentales a un arresto legal. Los hechos demuestran que al entrar

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA