Reclaman un plan de mitigación

 
EXTRACTO GRATUITO

LUQUILLO.- La secuela de daños ocasionados por el huracán María persiste en la zona costera del noreste, mientras expertos aseguran que sus efectos podrían significar una emergencia social y ambiental con graves consecuencias si no se elabora un plan de mitigación completo.A solo días de cumplirse la fecha límite -30 de agosto- para solicitar los cerca de $13 mil millones en fondos congresionales para proyectos de mitigación de daños a consecuencia del desastre, los vecinos del barrio Fortuna, en este municipio, sufren la falta de atención a sus constantes pedidos de ayuda."Hace años que hemos pedido que nos construyan un muro (de contención) aquí. Desde que estaba el alcalde José ‘Nelo’ González para 2004, se prometió el muro y nunca se ha hecho nada. Solo cuando hubo unas marejadas recientes fue que el actual alcalde (Jesús ‘Jerry’ Márquez) puso esas piedras ahí", expresó Ángel Solís Ramos, vecino inmediato, por más de cinco décadas, del océano Atlántico."Pusieron eso ahí y aguanta un poquito el oleaje, pero como cada vez el agua está más cerca, cuando la marejada dice trepar por mi patio, se lleva to’ lo que encuentra de frente", añadió Solís Ramos, quien entiende el peligro constante que esta situación representa de surgir una emergencia catastrófica. "Que construyan algo ya, que el mar se come el terreno", exigió.El luquillense contó que muchos de sus vecinos están vendiendo sus propiedades. "Se están yendo y uno no puede hacer eso porque no hay dinero para mudarse. Esto es de herencia y es lo único que tengo", dijo, mientras mostraba el borde de residencias de familiares y vecinos, en su mayoría corroídas por el salitre.Varias estructuras a la izquierda de la vivienda de Solís Ramos, así como la carcasa arruinada e inclinada hacia el mar de una casa en cemento, muestran la fuerza destructiva de la erosión costera en la zona. Para el planificador y científico ambiental, Jardany Díaz Salgado, se trata de una "emergencia nacional."La playa que se supone ocurra en verano no existe. Tenemos una perenne playa invernal. Este evento es diferente a lo que normalmente ocurre en el movimiento de arena. La arena no se repone y el cambio en la hidrodinámica no está permitiendo que esto ocurra, con nefastas consecuencias a los residentes y biodiversidad de la zona", sostuvo Díaz Salgado, quien es ayudante especial del alcalde Márquez.Atentos a los huracanesLa situación se agrava en la temporada pico de huracanes, tomando en cuenta que los ocho...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA