Rodríguez V. Tribunal Superior, 1975, 104 D.P.R. 335

Autor:Dra. Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:354-357
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 354

Agotar Remedios Administrativos.

Hechos: En noviembre de 1971, el señor Francisco Martínez Mateo se querelló contra el señor Pedro Juan Rodríguez, por alegados defectos de construcción en una casa que le fue construida por este. Tras la celebración de una vista en rebeldía sobre el particular, de la cual se notificó al contratista a la dirección con que contaba la agencia, se dictó una orden por el Secretario de Asuntos del Consumidor para que el contratista corrigiese los defectos concernidos o, en su defecto, le reembolsase al dueño de la casa el costo de su

Page 355

corrección , montante a $3,797.00.

Rodríguez incumplió la orden. El Secretario del D.A.C.O. acudió al Tribunal Superior para que este pusiese en vigor la misma bajo apercibimiento de desacato. El Tribunal notificó al contratista. El contratista compareció cerca de un mes después del diligenciamiento de la orden, y reclamó 60 días para plantear sus defensas. Transcurrido este término, el contratista peticionario radicó una moción de desestimación y solicitó otro término de treinta días, el cual se le negó, para presentar un memorando en apoyo de su escrito.

En su moción de desestimación el peticionario alegó que no se le notificó de la querella, negándosele así el derecho a vista y a agotar sus remedios administrativos en violación al debido proceso de ley y adujo también no ser un urbanizador o constructor dentro del sentido de las disposiciones legislativas en que supuestamente se basó el Secretario, lo que a su juicio privaba de jurisdicción al tribunal.

El 1974 se celebró una vista. El tribunal concluyó que no se le notificó al peticionario la orden del D.A.C.O. por lo que resolvió que debía dársele cumplimiento a dicho requisito. En el propio acto de la vista, se le entregó copia al peticionario de la orden administrativa sobre la corrección de los vicios de construcción o el reembolso de su equivalente en dinero. Posteriormente, el Departamento le hizo nueva entrega de su orden al contratista. El contratista peticionario no cumplió con los términos de la orden, ni acudió a la agencia administrativa a solicitar su reconsideración o a efectuar cualquier otro planteamiento. El Secretario del D.A.C.O. solicitó nuevamente del tribunal que pusiera en vigor su orden bajo apercibimiento de desacato. El contratista reprodujo entonces la misma moción de desestimación que había radicado en el anterior procedimiento. La moción fue declarada sin lugar. El...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA