Sham affidavit

Autor:Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:471-474
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 471

Procedimiento Civil. Lugo Montalvo v. SolMeliá, 2015 T.S.P.R. 159, le permite al Tribunal Supremo desarrollar la doctrina del sham affidavit adoptada en SLGZapata Berríos v. J.F. Montalvo Cash & Carry Inc., 2013, 189 D.P.R. 414. En este caso, el Tribunal aclara un aspecto medular en la aplicación del requisito de la Regla 36 de Proc. Civil de 2009, sobre la inexistencia de una controversia sustancial de hechos materiales.

El origen de la doctrina del sham affidavit se remonta a la decisión del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Segundo Circuito en Perma Research andDevelopment Company v. Singer Company, 410 F.2d 572 (2do Cir. 1969). Tras esta decisión, todos los circuitos federales han considerado la aplicación de la doctrina y la han adoptado en alguna forma. Recientemente, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Sexto Circuito, en McClain v. Mason Cnty., Ky., 2015 WL 3824957 (6to Cir. 2015), resumió los aspectos medulares de esta doctrina:

"This rule is grounded on the sound proposition that a party should not be able to create a disputed issue of material fact where earlier testimony on that issue by the same party indicates that no such dispute exists. Under the rule, a post-deposition affidavit such as McClain's declaration may be properly stricken by the district court for two reasons: first, if an affidavit directly contradicts the affiant's prior deposition testimony, it should be stricken unless the party opposing summary judgment provides a persuasive justification for the contradiction. Second, when there is no direct contradiction, the district court should not strike or disregard that affidavit unless the court determines that the affidavit constitutes an attempt to create a sham fact issue".

Page 472

La mayoría de los estados que han abordado el tema, señala el Tribunal, han decidido adoptar una norma cónsona con la doctrina de elaboración federal. En SLG Zapata Berríos v. J.F. Montalvo Cash & Carry Inc., 2013, 189 D.P.R. 414, el Tribunal aplica la doctrina del sham affidavit ante un demandante que omitió, en sus respuestas durante una deposición, hechos materiales y esenciales a su causa de acción y luego los reveló, por primera vez, a través de una declaración jurada para oponerse a la solicitud de sentencia sumaria de la parte adversa. De acuerdo con el Tribunal, permitir que una parte brinde una respuesta a medias en una deposición, reteniendo información, para luego presentarla...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA