Torres V. Junta Examinadora, 2004 J.T.S. 71

Autor:Dra. Ruth E. Ortega Vélez
Páginas:446-450
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 446

Invalidación de Examen de Reválida Por Juntas Examinadoras.

Hechos: En 1989, el Sr. Luis Torres Acosta obtuvo de la Universidad Politécnica de Puerto Rico un grado de ingeniería industrial. Con el propósito de obtener la licencia para practicar dicha profesión, tomó el examen de reválida ofrecido en octubre de 1997 por la Junta Examinadora de Ingenieros, Arquitectos, Agrimensores y Arquitectos Paisajistas. Esta reválida es un examen redactado y corregido por el National Council of Examiners for Engineering and Surveying (en adelante N.C.E.E.S.). Al corregir el examen del señor Torres Acosta, los miembros del N.C.E.E.S. se percataron de que las contestaciones de este en tres
(3) de los ejercicios se asemejaban sustancialmente a las contestaciones oficiales. Estos, juzgando por su experiencia, entendieron que dicha correspondencia no era casual. En consecuencia, recomendaron a la Junta que investigara la situación.

El 13 de marzo de 1998, la Junta citó al señor Torres Acosta para una entrevista a la cual podía acudir con representación legal, ya que su examen era objeto de investigación. Ese día se presentó sin abogado ante el oficial examinador, Lcdo. Enrique José Mendoza Méndez, quien le indicó que no existía una querella en su contra y que el proceso no era uno de tipo acusatorio. En dicha entrevista, el señor Torres Acosta sometió una declaración jurada en la que explicó que el examen se ofreció con libro abierto, por lo que los aspirantes podían llevar documentos de repaso y libros relacionados con las materias a evaluar. Además, señaló que en ocasiones el N.C.E.E.S. repite problemas incluidos en exámenes anteriores. El oficial examinador le mostró al señor Torres Acosta los materiales que envió el N.C.E.E.S. en torno a las contestaciones en controversia para que expusiera sus comentarios. En la entrevista, este declaró estar sorprendido del parecido de sus respuestas con la documentación mostrada, pero aclaró que dentro de los materiales utilizados para tomar el examen existían problemas similares. Después de la entrevista sometió varios panfletos, libros de texto, exámenes anteriores y otros documentos que utilizó para prepararse. Torres Acosta le pidió a la Junta la calificación de su examen. Esta declinó hacerlo so pretexto de que el N.C.E.E.S. aún no le había entregado oficialmente sus resultados. Inconforme, acudió directamente al N.C.E.E.S., exponiéndole lo indicado por la Junta. En respuesta, el N.C.E.E.S. señaló que, contrario a lo expresado por la Junta, es a esta a quien correspondía notificar las puntuaciones que ellos le enviaban. El señor Torres Acosta solicitó nuevamente la puntuación del examen; sin embargo, la Junta no contestó. Ante la negativa de la Junta de notificarle la puntuación oficial obtenida en la reválida, acudió entonces al T.P.I., para que dicho tribunal obligara a esta a notificarle la puntuación de su examen. Solicitó que se le ordenara a la Junta expedir la licencia de ingeniero. Aparentemente, fue durante los procedimientos en el foro de instancia que el señor Torres Acosta advino en conocimiento de la resolución emitida por la Junta el 18 de marzo de 1999, en la cual la Junta, luego de concluir que hubo fraude o engaño para obtener la licencia de ingeniero y así lograr la inscripción en sus registros, anuló la totalidad del examen de reválida. En vista de lo anterior, el foro de instancia celebró una vista y ordenó a la Junta notificar su dictamen

Page 447

conforme a la ley para que el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA