Tras el rastro de los responsables

Por Marga Parés Arroyo

Mpares@elnuevodia.com

La JCA, entidad encargada de reglamentar los procesos de manejo de los desperdicios biomédicos, no quiso señalar ayer posibles responsables de este acto, pero estos materiales son utilizados en hospitales, laboratorios, bancos de sangre y otros lugares que ofrecen servicios de salud.

"Todo está bajo investigación", dijo Laura Vélez, presidenta de la JCA, quien comentó que no se ofrecerían detalles de la pesquisa para no contaminar la búsqueda de información y evitar asimismo la posible destrucción de evidencia adicional.

Las aproximadamente 30 bolsas de sangre fueron encontradas en la costa en el sector La Mora en el barrio Maní, cerca del Caño La Boquilla en Mayagüez. El material fue detectado durante la actividad Limpieza Nacional de Costas y Playas, cerca de una villa pesquera.

El descubrimiento pone en manifiesto la laxitud de las agencias reglamentadoras en el manejo de un desecho que podría tener serios efectos en la salud de la gente, así como efectos devastadores para el medioambiente. Específicamente, desechos biomédicos como estos (fluidos corporales) pueden transmitir infecciones.

La Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), ni el Departamento de Salud quisieron opinar sobre el hallazgo por entender que no recaía en sus jurisdicciones, según dijeron Brenda Reyes, portavoz de la EPA y Jéssica Cabrera, de la Oficina de Bioseguridad de Salud.

Miguel Pereira, portavoz de prensa del Departamento de Justicia, no contestó una petición de este diario sobre la inherencia que tendría esta agencia en el procesamiento de lo que aparenta ser un crimen ambiental.

Según informó Vélez, las bolsas se encuentran en el cuartel de la Policía Municipal de Mayagüez. El agente Gerson Matos confirmó que fueron colocadas en una bolsa de basura y que son custodiadas como parte de una querella que investigan.

Según Ruperto Chaparro, director del Programa Sea Grant del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la UPR, cerca del área donde encontraron las bolsas con sangre se han detectado en el pasado otros desechos biomédicos.

Agregó que a principios de la década de 1990, se encontraron desechos biomédicos en las costas de Añasco. A principios de la década de 2000, también se encontraron, pero en grandes cantidades, por lo cual avisaron a la JCA.

"Al principio pensábamos que eran bolsas de cuándo estos procesos no estaban regulados, pero cuando se volvieron a encontrar se le...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba