Bajo fuego el jefe de la AEE

RESUMEN

Washington.

 
EXTRACTO GRATUITO

Washington.- Republicanos y demócratas del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado se expresaron ayer desconcertados por la decisión del gobierno de Puerto Rico de obviar, por más de un mes durante la emergencia causada por el huracán María, los acuerdos de ayuda mutua con las corporaciones públicas estadounidenses de energía.

“Se perdió un mes en el proceso de recuperación”, sentenció la presidenta del Comité, la senadora republicana Lisa Murkowski (Alaska), quien, sin la insistencia que se escucha desde la Cámara baja, preguntó a la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Natalie Jaresko, si era necesario nombrar un “gerente de emergencia” en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Con por lo menos medio Puerto Rico aún sin servicio de electricidad, la senadora María Cantwell (Washington) le indicó al director ejecutivo de la AEE, Ricardo Ramos, que conoce que empresas públicas como la de su estado, tras la catástrofe causada por María, estuvieron llamándole en busca de ofrecer sus servicios, sin interés de generar ganancias.

“Le garantizo que la empresa pública de mi estado no iba a cobrarle las tarifas de Whitefish”, señaló Cantwell.

Ramos, quien se ausentó la semana pasada de otra audiencia del Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja, defendió su decisión de optar por Whitefish, bajo el argumento de que, en medio de los huracanes, empresas públicas de estados de EE.UU. no le daban una fecha cierta para llevar trabajadores a Puerto Rico y que, en medio de la caída del sistema de telecomunicaciones, le era imposible ordenar la logística para encontrarles hospedaje.

“Pensé que la AEE no podía cumplir con los requisitos de asistencia mutua”, dijo.

Los documentos divulgados por el Comité de Recursos Naturales indican que la AEE le tramitó a Whitefish la estadía de sus primeros 60 trabajadores. “Cuando empezaron a llegar los funcionarios de FEMA ocuparon las habitaciones de hoteles”, dijo Ramos a preguntas de El Nuevo Día.

En su testimonio escrito, Ramos reconoció que “hay algunos pasos que dimos en nuestro proceso de contratación con Whitefish que pudimos hacer mejor”.

En una breve entrevista con El Nuevo Día, Ramos admitió que se cometieron errores en los contratos iniciales, como el apartado que sostiene que las tarifas de Whitefish no serían auditadas.

Pero, pese a las críticas que recibió de senadores de ambos partidos, durante...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS