Batalla municipal para levantarse

A pesar de la estela de destrucción y dificultades fiscales que enfrentan los municipios para la recuperación, y que dependen –en gran parte– de las agencias federales, los alcaldes de la zona este aseguran que luchan día a día por devolver a sus pueblos a un grado de normalidad.

La carencia de recursos económicos no ha sido impedimento para que alcaldes de la zona este hayan logrado –a cuatro meses del huracán María– reactivar programas de recreación y deportes en un intento por devolverles la vida social y económica a sus pueblos.

Los servicios de salud y transportación colectiva también han sido prioridad para varios de los ejecutivos entrevistados por El Nuevo Día, que dijeron reconocer las carencias de las atenciones más esenciales que atraviesan los ciudadanos.

A Canóvanas, por ejemplo, regresaron el Festival Sabores y el programa Noches de Cultura para dar un respiro a los comercios locales. En Fajardo, va la temporada de Baloncesto Superior Nacional y de Béisbol Doble A como distracción para adultos y niños.

Sin embargo, en medio de estos esfuerzos, hay una realidad que no se puede esconder ni ignorar: tendidos eléctricos que siguen en el suelo, casas sin techo, carreteras casi intransitables, así como comercios cerrados y ciudadanos que día a día luchan por sobrevivir frente a la carencia de luz y, en algunos casos, hasta de comida. Este es parte del escenario que se repite en Humacao, Loíza, Canóvanas, Naguabo, Yabucoa y Fajardo, constató este diario en un recorrido por la zona.

Los alcaldes de estos pueblos describieron, en un encuentro en El Nuevo Día, la inconformidad que sienten debido a la lentitud en los reembolsos por los gastos de emergencia y en la respuesta del gobierno federal, así como la falta de comunicación con las agencias que coordinan estos esfuerzos cuando los ciudadanos afrontan necesidades urgentes.

“El Cuerpo de Ingenieros piensa que no tiene que darles explicaciones a los alcaldes”, denunció Lornna Soto, alcaldesa de Canóvanas, en el encuentro con sus colegas de la región este, en el que discutieron las acciones que han tomado y los retos que han enfrentado en las tareas de reconstrucción tras el huracán.

Tanto el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (Usace) como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), entidades estadounidenses que lideran el proceso de respuesta y de reconstrucción de la isla, han sido criticadas por la burocracia que ha caracterizado sus trabajos y que los alcaldes sienten que ahoga esfuerzos locales.

Al reclamo de Soto se unió la alcaldesa de Loíza, la popular Julia Nazario, quien criticó la impotencia que ella y sus homólogos viven al desconocer datos importantes, como a cuáles compueblanos FEMA...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba