Cuelgan proyecto pedido por Pierluisi

La sesión extraordinaria de la Asamblea Legislativa culminó ayer sin que los legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP) coincidieran con los motivos de un proyecto peticionado por el presidente de su partido y gobernador electo, Pedro Pierluisi.El Proyecto del Senado 1690, que había sido radicado por el senador Carmelo Ríos Santiago a petición de Pierluisi, no convenció a los senadores del PNP, quienes lo discutieron en el caucus de la mayoría legislativa y entendieron que sentaba un "precedente nefasto".Esta medida pretendía sacar el Negociado para el Manejo de Emergencias y la Administración de Desastres (NMEAD) del Departamento de Seguridad Pública (DSP) y eliminar su función como agencia, para que pasara a ser una oficina adscrita a la Oficina del Gobernador. También, pretendía eliminar el requisito de educación posgrado para el puesto de director de NMEAD, así como el lenguaje que requería "conocimiento y destrezas en administración".La intención de Pierluisi era poder nombrar al laureado rescatista Nino Correa Filomeno como director de NMEAD, pero, en el proceso, algunos expertos consideraban que la medida degradaba la agencia a una oficina sin los mismos poderes y facultades de gerencia en los eventos de emergencia, una apreciación con la cual los senadores coincidieron."El problema es que sienta un mal precedente. Es muy peligroso estar legislando para poder hacer un nombramiento... Eso es un precedente que los compañeros entendemos que es sumamente peligroso porque uno no puede estar legislando para una persona en particular", comentó el vicepresidente del Senado, Henry Neumann Zayas, en un aparte con la prensa."También, me preocupa que al sacar a Manejo de Emergencias de la sombrilla de Seguridad, ya estaríamos tomando prácticamente una determinación final relacionado a la permanencia de la sombrilla de seguridad y entendemos que eso es algo que necesita más estudio", agregó Neumann Zayas.La última sesión del año también culminó sin que el gobierno PNP lograra consentimiento para llenar la vacante al Tribunal Supremo dejada por la salida mandatoria de la jueza asociada Anabelle Rodríguez Rodríguez al cumplir 70 años. Tampoco hubo consentimiento entre las ramas Ejecutiva y Legislativa para nombrar a un contralor por el término de diez años.Aunque la gobernadora Wanda Vázquez Garced nombró a la jueza del Tribunal de Apelaciones, Maritere Brignoni Mártir, como jueza asociada del Supremo, el nombramiento tuvo que ser retirado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba