Sentencia de Tribunal Apelativo de 8 de Abril de 2014, número de resolución KLCE201301525

Emisor:Tribunal Apelativo
Número de resolución:KLCE201301525
Tipo de recurso:Recursos de certiorari
Fecha de Resolución: 8 de Abril de 2014

LEXTA20140408-003 Pueblo de PR v. Quiñones Rivera

ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO

TRIBUNAL DE APELACIONES

REGIÓN JUDICIAL DE CAROLINA - HUMACAO

PANEL IX

EL PUEBLO DE PUERTO RICO
Peticionarios
V.
ROBERTO QUIÑONES RIVERA
Recurrido
KLCE201301525 Certiorari procedente del Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de Carolina Núm. Caso: FVI2013G0005 FFJ2013G0005 Sobre: ART.106 del Código Penal de 2004; ART. 291 del Código Penal de 2004

Panel integrado por su presidenta, la Juez Coll Martí, la Juez Domínguez Irizarry y el Juez Flores García.

Flores García, Juez Ponente.

SENTENCIA

En San Juan, Puerto Rico, a 8 de abril de 2014.

Comparece el Pueblo de Puerto Rico, a través de la Procuradora General, solicitando que modifiquemos o revoquemos una Resolución emitida por el Tribunal de Primera Instancia, Sala de Carolina el 12 de noviembre de 2013, notificada al día siguiente. Mediante la referida Resolución, el foro primario acogió en parte una moción promovida por la parte recurrida, Roberto Quiñones Rivera, suprimiendo cierta evidencia de la presente causa.

Las partes perfeccionaron el recurso el 13 de febrero de 2014. El panel de juezas y jueces deliberó por varios días los méritos del recurso. En el proceso adjudicativo evaluó ponderadamente la detallada y fundamentada sentencia de la respetada Jueza del foro recurrido, los 858 folios de la transcripción de los seis días de audiencia donde testificaron catorce (14) testigos, las sesenta (60) piezas admitidas en evidencia, los autos originales del caso, los alegatos originales y los alegatos suplementarios sometidos por las partes, y el Derecho aplicable.

Veamos los hechos del caso, según surge de la Resolución recurrida y de los autos del caso.

I.

Según surge de la Resolución recurrida, al momento de su desaparición, Yexeira Torres Pacheco (Yexeira), era bailarina y coreógrafa del cantante Miguelito, trabajaba a tiempo parcial en una tienda en el sector Puerto Nuevo de San Juan y además era propietaria de una tienda de ropa urbana llamada Candela Urban Wear (el negocio).

Yexeira y su madre, Iris Pacheco Calderón (Doña Iris), hablaban casi todos los días y sostenían una buena relación. Además, el entonces esposo de Doña Iris, Israel Serrano Colón (Don Israel), manejaba el negocio de Yexeira. Yexeira iba diariamente a su negocio y se encargaba de atender a los suplidores.

Allá para los meses de julio o agosto de 2010, Yexeira y el recurrido, Roberto Quiñones Rivera, comenzaron una relación de pareja.

Roberto es un ex agente de la Policía de Puerto Rico que, al momento de los alegados hechos, se dedicaba a la tapicería, tenía una máquina de coser relacionada a su oficio que utilizaba en la residencia que compartía con Yexeira. Además tenía otro local para esos fines.

El 26 de julio de 2011, la pareja alquiló con opción a compra1 una residencia ubicada en la Urbanización Villa Carolina, Calle 506 bloque 214 #17 en el Municipio de Carolina.2

La residencia fue alquilada al señor José Guillermo Marrero Ruiz (Don José) y su esposa, dueños de la misma.

Luego del mes de octubre, ni Yexeira, ni el recurrido, se comunicaron con Don José para hacerle llegar los pagos correspondientes o para notificarle que fueran a desalojar la residencia.

Tampoco, se comunicaron con Don José para entregarle los dos (2) juegos de llaves que él les había entregado el día de la otorgación del contrato. Tanto Don José como el abogado de éste, continuamente intentaron comunicarse telefónicamente con el recurrido y con Yexeira para reclamar los cánones de arrendamiento adeudados o las llaves, pero, sus esfuerzos fueron infructuosos.

Doña Iris percibía la relación de su hija con el recurrido como una asfixiante y que el recurrido era un manipulador. Don Israel y Don Víctor declararon que había poca comunicación de ellos con el recurrido.

El 18 de octubre de 2011, Doña Iris recibió una llamada de su esposo, Don Israel, informándole que Yexeira lo había llamado para que la fuera a buscar y que estaba llorando en el negocio. En esos días, Yexeira estaba sin medio de transportación, pues su guagua Jeep Compass estaba dañada y Roberto la estaba arreglando. Don Israel le pasó el teléfono a Yexeira para que hablara con su mamá y ella le pidió a su mamá que fuera al negocio. Le informó que se sentía asfixiada y necesitaba espacio y que había sorprendido al acusando revisando su teléfono celular y su computadora a las 3:00 de la mañana. Además, le indicó que las cosas estaban malas y que cuando ella llegó a la casa, él estaba tratando de ahorcarse. Le informó que pensaba dejarlo y que iba a quedarse esa noche en el negocio.

Posteriormente, Yexeira le pidió el automóvil prestado a Don Israel para ir a la compañía de teléfonos Claro, pues su teléfono móvil estaba roto. Don Israel indicó, que cuando vio el teléfono roto le dijo a Yexeira que eso no era el resultado de una caída, sino que lo habían “restrellado”. Yexeira, además de ese día ir a Claro, fue a la casa de Villa Carolina y buscó algunas de sus pertenencias. Doña Iris llegó al negocio durante la tarde y trató de llevársela al municipio de Fajardo, pero Yexeira no quiso. Don Israel la sentía inquieta y ella le dijo que tenía que pensar las cosas que estaban pasando.

El 19 de octubre Yexeira recibió una llamada de un amigo de Roberto diciéndole que tenía que ir al hospital porque Roberto tenía un soplo y estaba llorando. Doña Iris desconoce si ese día hubo algún tipo de comunicación entre ellos. Las noches del 18 y 19 de octubre de 2011, Yexeira durmió en un área habilitada en la parte trasera del negocio.

El 20 de octubre, Don Israel se encontraba con Yexeira en el negocio y el recurrido, quien cumplía años ese día, llegó con comida. De pronto, el recurrido se levantó y le dijo a Yexeira que se fueran, a lo que ella respondió que no. Sin embargo, de momento algo ocurrió, que Yexeira se levantó toda nerviosa y le dijo a Don Israel que se marchaba.

Esa noche Yexeira no se quedó a dormir en el negocio. Al día siguiente, el 21 de octubre, Yexeira no se personó a la tienda. Era la primera vez que se ausentaba al negocio.

Don Israel y Doña Iris indicaron que el 22 de octubre fue la última vez que vieron a Yexeira en el negocio. Ella se encontraba acompañada del recurrido. Yexeira estuvo en el negocio cerca de veinte (20) minutos y luego llevó a Doña Iris de la mano hacia afuera para que viera que era ella quien conducía la guagua, Ford Econoline E-150 blanca del año 1993, con rótulos a ambos lados que decían Custom Seats. El recurrido se encontraba afuera parado frente a la guagua y no los saludó. Yexeira se montó en el asiento del conductor y se despidió diciéndole adiós con la mano.

El domingo, 23 de octubre de 2011, Yexeira y Roberto fueron con el padre de Yexeira, Don Víctor Torres y una amiga de Don Víctor, a una caravana de Jeeps en Fajardo y estuvieron juntos todo el día. Ese día Doña Iris vio a Yexeira de lejos, mientras iba en la caravana, pero, Yexeira no vio a Doña Iris.

Esa noche, Yexeira llamó a Doña Iris para decirle que se quedaría con ella en su casa de Fajardo del día 25 hasta el 28 del mes de octubre para culminar los preparativos del “Baby Shower” de su hermana Jeanderish, pues Yexeira estaba ayudando en la organización de la actividad.

Esa misma noche, aproximadamente a las 11:00 a.m. la abuela materna de Yexeira recibió una llamada donde escuchaba una mujer gritando “Tita, Tita” y pensó que se trataba de su hija, Doña Iris, por lo que decidió llamarla y contarle sobre la llamada recibida. Doña Iris decidió entonces llamar a Yexeira para preguntarle si todo estaba bien. Doña Iris declaró que Yexeira le contestó de forma fría que todo estaba bien y que Roberto estaba a su lado.

El 24 de octubre fue la última ocasión que Doña Iris habló, por vía telefónica, con Yexeira. Ella le dijo que se dirigía hacia Bayamón con Roberto para llevar a cabo un trabajo de tapicería y le dijo en voz baja que no podía hablar en ese momento; que cuando llegara por la noche la llamaría. Esa noche Doña Iris la llamó y Yexeira le habló de sus clases de baile. Además, le dijo que no podía seguir hablando en ese momento.

Ese día, Yexeira no fue a la tienda, y como la residencia quedaba cerca del negocio, Don Israel decidió pasar en horas de la tarde por la casa de Villa Carolina, pero no encontró a nadie.

A partir del 25 de octubre, Doña Iris y Don Israel no tuvieron comunicación con Yexeira. Doña Iris intentó comunicarse con ella a través de su teléfono móvil, pero estaba apagado, por lo que intentó comunicarse con el recurrido, quien no le contestó las llamadas.

Por su parte, Don Israel también intentó comunicarse con Yexeira a su teléfono móvil, pues era Yexeira quien lidiaba con los suplidores, pero, al igual que declaró Doña Iris, indicó que el teléfono estaba apagado. Don Israel, sin embargo, logró comunicarse con el recurrido y éste le dijo que Yexeira no se encontraba pues había salido a una práctica de baile con unas amigas. Don Israel le dijo al recurrido que necesitaba hablar con Yexeira.

Ese día, Don Israel pasó por la casa de Villa Carolina y no encontró a Yexeira, ni al recurrido o la guagua. Tampoco pudo volver a tener comunicación con Roberto Quiñones. Posteriormente, al llegar a su residencia en Fajardo, Don Israel continuó tratando de comunicarse telefónicamente con ambos, pero no lo logró.

El 26 de octubre, Don Israel pasó por la casa de Villa Carolina en horas de la mañana y no había nadie en la casa, ni estaba la guagua de Roberto. Posteriormente, volvió varias veces a la residencia, pero no dio con ninguno de los dos, ni con la guagua. Don Israel continuó infructuosamente tratando de comunicarse con ambos a través del teléfono.

Ese mismo día en la tarde, Don Israel buscó a Doña Iris y pasaron nuevamente por la casa de Villa Carolina, pero, no había ni persona, ni vehículo de motor en la casa.

Al día...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba