EL MUCHACHO Y LAS TORTUGAS

RESUMEN

Apareció un tinglar en una playa muy concurrida. Ya había hecho su nido y poco a poco comenzó a desovar. En segundos comenzaron los curiosos a tomar fotografías y llegó un contingente de ambientalistas a orientar al público. "¡Esos huevos hay que sacarlos!", gritaban unos. "¡Esta zona es de alto riesgo!". advertían otros. Las cámaras de televisión lograron captar el reperpero que culminó cuando ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Por Ana Teresa Toro.ana.toro@elnuevodia.com

fotos Carlos Giusti

Así describe la escena el joven artista Lionel Curet quien la observaba incrédulo en el noticiario de las diez de la noche. "Salió ese boletín de último momento y para mi fue muy impresionante ver cómo todo el mundo estaba tan alejado de una situación tan natural. Se supone que dentro de nuestra condición de isla eso sea algo normal", comenta.

"Nadie supo bregar, nadie supo ponerse en la situación de este animal que estaba gimiendo, poniendo sus huevos, algo que lleva haciendo hace tantos años porque no debemos olvidar que el tinglar es una especie sumamente antigua, podría decirse que es casi como un dinosaurio que hoy día está en peligro de extinción de forma muy crítica", explica el joven quien a partir de esa experiencia buscó traducir su frustración en una obra artística de corte social.

"Hubo un alejamiento total, se convirtió en un caos algo tan simple como la naturaleza misma", reflexiona. "Se ha perdido esa conexión espiritual entre las personas y las especies, entre el ser humano y su medio ambiente. ¿Cómo podemos estar tan lejos de cosas a las que somos tan afines?", añade.

Conocimos a Lionel cuando con su característica formalidad nos presentó su proyecto a través de un correo electrónico. Imágenes de un montón de jóvenes emergiendo de la arena acompañaban sus bocetos. Tiempo después nos reunimos con él en la playa del "Último Trolley". Llegó con su cámara y su maleta, dejando claro que pertenece al linaje de artistas contemporáneos cuyas herramientas distan mucho del imaginario popular del artista de antaño.

Era martes, atardecía y mientras conversábamos, gente de todo trasfondo nos pasaba por el lado paseando perros, corriendo solos o en grupo, preparándose para algún partido deportivo o recogiendo las latas de una perfecta tarde de playa. Hablábamos de tinglares y los zapatos se nos llenaban de arena, minúsculas cosquillas en los dedos.

Lionel, natural de San Juan y criado buena parte de su vida en Humacao, es el resultado de esos proyectos educativos de arte que parecen pequeños pero cambian vidas y rumbos profesionales. Estudió cuando niño en el Museo Casa Roig en Humacao, en la Escuela de Bellas Artes de dicho municipio y completó su bachillerato en Imagen y Diseño en la Escuela de Artes Plásticas (EAP) de San Juan. De hecho, se graduó el pasado viernes 28 de octubre y fue el escogido para ofrecer el discurso en representación de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS