No a la pena de muerte

Hipólito González Hernández

Lares

Rosseau decía "que como el malhechor se hace por sus crímenes rebelde y traidor a la sociedad es necesario que aquél perezca de suerte que cuando se priva a un asesino se hace más como enemigo que como ciudadano".

Uno de los problemas que encara esta pena es la de su ejemplaridad o el efecto saludable que logra entre los posibles delincuentes, ya que diversos estudios psicológicos y estadísticos no demuestran que sea así.

En 1972, la Corte Suprema de Estados Unidos condenó todas las leyes federales y estatales haciendo un llamado a los lugares donde personas condenadas fueran sujetas a un castigo cruel e inusual y violando de esta forma la Octava Enmienda de la Constitución. Organizaciones en todas partes del mundo han protestado por ejecuciones realizadas donde se ha torturado a presos condenados y tras la ejecución ha bajado la decisión del Tribunal...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba