Propuesta loable plagada de interrogantes

 

Puerto Rico podría tener en el segmento de casas reposeídas una alternativa para proveer un techo seguro a las familias afectadas por los terremotos que golpearon el sur de la isla este mes.Pero ese camino, que ha estado disponible desde el huracán María hace dos años, está revestido de complejidades legales, escasez de dinero, falta de voluntad y hasta desconocimiento en torno a la actividad hipotecaria y el funcionamiento de los programas federales para la recuperación.Negocios supo que el gobierno entabla conversaciones con instituciones financieras para identificar propiedades reposeídas en la zona sur que pudieran estar disponibles para los perjudicados. Mientras, el Departamento de la Vivienda (DV) indaga el inventario de propiedades en manos del gobierno para el mismo fin.Aparentemente, el gobierno pondera diseñar algún programa de vales que permita a las familias afectadas acceder a una vivienda segura.Un análisis de Negocios a los datos que acumula la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) apunta a que si las unidades reposeídas en los municipios afectados estuvieran en condiciones para ser habitadas, el estado o los ayuntamientos podrían sustituir un 23% (o sea, una de cada cinco) de las casas que habrían sido destruidas por los terremotos, según cifras oficiales a la fecha.No obstante, las expresiones de los entrevistados dejaron a la luz que entre la acción y la palabra puede haber un largo trecho."Esa ruta puede tardar más que asistir a una persona de forma permanente mediante otros programas", explicó el secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat, cuando se le preguntó si es factible transferir viviendas reposeídas a quienes quedaron sin techo.De acuerdo con Gil, muchas de las viviendas reposeídas en Puerto Rico no están hábiles para ser ocupadas de inmediato. Y cuando se amplía la mirada y se consideran las unidades desocupadas a lo largo y ancho de Puerto Rico, una cantidad no precisada de estas está inmersa en una maraña procesal que impide su rápida disposición.Hace año y medio, Vivienda habría identificado un inventario de unas 4,500 unidades reposeídas con precios en el segmento de interés social, pero no se hicieron gestiones adicionales."Hay muchas de esas propiedades que están vacías por temas de herencia, issues contractuales y otro sinnúmero de razones", dijo Gil Enseñat.Falta de transparenciaDe acuerdo con Ariadna Godreau, directora de Ayuda Legal Puerto Rico (ALPR), en los pasados años y también justo después del huracán María hace dos años, el gobierno pudo haber implementado mecanismos para procurar que tales unidades contribuyeran a subsanar la deficiencia de vivienda asequible en Puerto Rico.Pero según la abogada, la respuesta gubernamental al desastre en el sur es la misma que hace dos años: una respuesta "improvisada"."Lo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba